De la Mercè a la Ona

La programación de la Fiesta Mayor de Barcelona mezcla una taberna del 1700 con las cantantes virtuales japonesas

Cartel de la fiesta de la Mercè 2013.
Cartel de la fiesta de la Mercè 2013.

La programación de la Fiesta de la Mercè, que tendrá lugar entre el 20 y el 24 de septiembre, huele a la Barcelona del 1700. No es un secreto que el Ayuntamiento se ha esmerado en utilizar la celebración para dar el pistoletazo de salida a los fastos del Tricentenario del asedio borbónico. Se conservan, eso sí, los espectáculos de circo (habrá siete compañías internacionales), música y las proyecciones en fachadas singulares (Parlament y Ayuntamiento). Y también se busca romper algún que otro molde, rozando ligeramente el friquismo: al lado de recreaciones de tabernas de la época de Felipe V, estará Ona, una cantante virtual como las que entretienen a los jóvenes japoneses y que cantará lo que se le envíe vía Twitter. Eso sí, todo hecho en Cataluña.

El contenido de los cuatro días de actividades lo presentaron ayer Jaume Ciurana (CiU), quinto teniente de alcalde, Xavier Cordomí, director de actos tradicionales y Marta Almirall, jefa de fiestas y tradiciones. También participó Robert Punkenhofer, el delegado de la Oficina Comercial de Austria en Barcelona y al alimón el director de la Vienna Art Week. Precisamente esta ciudad es la invitada este año. Habrá mucho vals y polkas —en el escenario de la cascada del Parque de la Ciutadella, entre las dos y las siete de la tarde los días 21, 22 y 24 y en la avenida de la Catedral, el lunes 23 a las 10 de la noche— pero también música electrónica, en el Fórum. “Son nuestros nuevos Mozarts”, aseguró Punkenhofer.

Cinco días de fiesta

L"Auca del Born, la obra que recrea la vida de los habitantes del barrio de la Ribera en 1714, tendrá presentaciones especiales por la Mercè. Centro Cultural del Born, 2 euros.

El increíble viaje a la Luna, una proyección sobre la fachada del Ayuntamiento. Franc Aleu rinde homenaje a los pioneros del cine. Gratis.

La fiesta "castellera" reunirá a las collas de Barcelona. Martes 24 de septiembre, a las 12 horas. Plaza de Sant Jaume.

"Bodies in urban spaces", esta aportación de la ciudad invitada, Viena, mostrará una manera distinta de estar en la ciudad. A las 13 y 19 horas, los días 21, 22 y 24. Gratis.

Almirall propuso un ejercicio mental para la Mercè. Dibujar un gran ecuador imaginario que pasa por Barcelona y que divide el Parque de la Ciutadella en dos. A un lado estará la ciudad del siglo XVIII, al otro, la de 2014 y un hasta un poco más allá. Els barcelonins del 1708 será un montaje itinerante que recorrerá todos los días el paseo de los Til·lers de la Ciutadella y evocará una taberna de la época, con sus personajes típicos. Estos explicarán a los visitantes cómo era la socidad de aquel tiempo. Habrá música, baile, comida tradicionales. En la zona del Parlament también habrá dos campamentos militares: el de los miquelets y el de Almansa.

Al otro lado de la línea está Ona. Se trata de una cantante virtual, desarrollada por los el Tech Lab de la Universidad Pompeu Fabra. Según el Ayuntamiento es la primera que se desarrolla en Cataluña y está inspirada en una forma de ocio muy popular entre los jóvenes japoneses. Ona, gracias a la tecnología Vocaloid de síntesis de voz, cantará las letras que los ciudadanos le envíen a través de cuatro hashtags de Twitter (#onaestiu, #onafesta, #onaciutat y #onafutur). Todos los días de la fiesta, a las 23.30, en el Escenario 2014, en la Ciutadella, se podrá ver el concierto virtual. En esta mismo lugar se presentarán los franceses Nao Robots y números de ópera vienesa en versión electrónica.

Un año más, Montjuïc será el epicentro del circo. Entre el sabado 21 y el martes 24, siete compañías internacionales brindarán tres sesiones de una hora cada una: a las 12.15 horas, a las 16.30 y a las 19. Entre los invitados están DUO XY, Nacho Flores y el japones Ouka.

Las actividades más clásicas y de cultura popular de la fiesta, como los paseos de las bestias, el correfoc y los bailes tradicionales se realizarán en las calles del Gótico. En este segmento de la fiesta suele haber pocas novedades, pero este año hay una excepción. Los gegants de la ciudad se mudan a las Drassanes Reials, un lugar mucho más espacioso.

Este año, el piromusical de la Font Màgica de Monjuïc también reflejará el espíritu de los fastos del Tricentenario y hará un guiño a Viena. Ciurana espera que la normalidad en el transporte público —el año pasado había huelga de metro— mejore la movilidad de las personas que se desplacen a la avenida María Cristina par a ver el espectáculo.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50