Arte para derribar prejuicios

El festival ‘A solas’ lega hoy a Canal con talleres y espectáculos reivindicativos Está respaldado por una red internacional de mujeres del teatro contemporáneo

La obra '¿Por qué lloran mis amores?'
La obra '¿Por qué lloran mis amores?'

Primero fue una motivación personal. Hace dos años y medio, Amaranta Osorio (México, 1978) pasó por una experiencia muy difícil. Ella la define como “un abismo donde solo había tristeza y desesperanza”. Entonces participó como conferenciante en una edición de The Magdalena Project en Cuba y coincidió, cuenta, con “mujeres fuertes y femeninas que se atreven a estar solas en un escenario”. Algo que se convirtió en una vía de escape. “Me ayudaron a salir de esa situación a través de la creación”, asegura.

Nacida en México, de padre colombiano y nacionalidad española, Osorio es la directora artística del festival A solas, que estará desde hoy hasta el domingo en los Teatros del Canal de la mano de la red internacional de mujeres del teatro contemporáneo The Magdalena Project, cuyo objetivo es acercar las actividades artísticas femeninas al público.

A solas incluye 15 espectáculos, siete talleres y seis espectáculos en proceso. Más de 30 mujeres de Asia, América y Europa a la intemperie sobre el escenario. Los talleres de artes escénicas estarán impartidos por artistas y compañías nacionales e internacionales como Julia Varley (Odin Theatret-Dinamarca), Keiin Yoshimura (Japón) y Jill Greenhalgh (Reino Unido), fundadora de The Magdalena Project.

Más de 30 actrices de Asia, América y Europa proponen 16 solos teatrales

De la motivación personal a la revindicativa. A solas es, a priori, una lucha contra los preconceptos de lo que es femenino. Osorio se apoya en las estadísticas para denunciar una “desigualdad latente” sobre los escenarios . De memoria recuerda que el 80% de las cátedras de estudios de artes están ocupadas por hombres, mientras que el 60% de las personas que se gradúan son mujeres, según datos del INE de 2005. “Me opongo a los juicios preestablecidos sobre las obras de mujeres”, asegura Osorio.

El reto artístico es mayúsculo. Espectáculos de casi una hora sostenidos por una sola actriz. “Es una dificultad, pero todas las artistas están preparadas para ello”, señala la directora.

La compañía L’Explose, premio nacional de danza, 2006 de Colombia, inaugura hoy la oferta de espectáculos con ¿Por qué lloran mis amores? (Sala verde, 19.00), dirigida por Tino Fernández. Una historia construida a partir de un espacio escénico conformado por 300 vasos de cristal que rodean a una bailarina para convertir al espectador en un voyeur durante casi una hora. Como cierre del festival un continente y una época histórica totalmente distintos. Wa no kokoro (sala verde, 21.30) propone un viaje al Japón del siglo XVI. Danza Kamigata-mai interpretada exclusivamente por mujeres.

De la motivación artística a la necesidad. La idea de enfocar esta edición de The Magdalena Project (la primera en Madrid, y segunda en España) en representaciones en solitario nació de la necesidad ante la crisis. De una cuestión de presupuesto más que de una apuesta artística. “Las crisis son nuevas oportunidades”, asegura Osorio. Un rechazo a quedarse parada ante este momento de dificultades que además quiere aprovechar para reivindicar a la mujer detrás y sobre el escenario. “Los programadores deberían estar más abiertos a ver otras cosas”, reclama Osorio. Paradójicamente su arma para combatir esto es dejar sola a la mujer. Pero con un matiz: sola y en escena.

Sobre la firma

Antonio Nieto

Desde 2018 es redactor de Vídeo de EL PAÍS. Antes, pasó sus primeros cinco años en la sección de Deportes del diario. Es licenciado en Periodismo y Comunicación Audiovisual por la Universidad Carlos III de Madrid y Máster de periodismo de EL PAÍS.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS