El PSC encargó a Método 3 investigar los vínculos de CDC en el ‘caso Palau’

El expediente sirvió para “ocultar” el espionaje a la líder del PP catalán, Alicia Sánchez-Camacho, según la policía

La expareja de Jordi Pujol, Victoria Álvarez, a la salida del restaurante La Camarga cuando se reunió con Sánchez-Camacho.
La expareja de Jordi Pujol, Victoria Álvarez, a la salida del restaurante La Camarga cuando se reunió con Sánchez-Camacho. Método 3

El presunto espionaje político atribuido a la agencia de detectives Método 3 ha puesto de relieve el interés de los socialistas catalanes por recabar información sobre los trapos sucios de Convergència Democràtica de Catalunya (CDC). El exsecretario de organización del PSC y actual diputado en el Congreso, José Zaragoza, encargó a la agencia que investigase a una empresa vinculada con el presunto pago de comisiones ilegales a la federación nacionalista en el caso Palau.

Un informe del Cuerpo Nacional de Policía (CNP) sobre el espionaje a la líder del PP catalán, Alicia Sánchez-Camacho, concluye que Zaragoza ordenó personalmente esa investigación en la primavera de 2010, mientras aparecían los primeros indicios sobre la financiación irregular de CDC y se gestaba la comisión de investigación en el Parlament sobre el expolio del Palau de la Música. La investigación sobre GPO Ingeniería y la forma de facturarla sirvió, según la policía, para enmascarar otro trabajo: la grabación, presuntamente ilegal, de una comida Sánchez-Camacho y la exnovia de Jordi Pujol Ferrusola, Victoria Álvarez. En esa reunión, Álvarez detalló los presuntos negocios ilícitos en el extranjero del primogénito del expresidente catalán.

Una detective a Zaragoza: “Investigué GPO y los mendas como me dijiste”

La estrategia de Método 3 y el PSC sirvió para que ambos obtuviesen “una mayor confidencialidad, ocultando la investigación sobre la grabación de la conversación”, concluye el informe policial que figura en el sumario. Los agentes deducen que el espionaje a la dirigente popular jamás figuró en los archivos de Método 3 de forma autonóma, o sea, con un número de expediente propio. Diversos indicios demuestran, añade el informe, que la grabación a Camacho se incluyó en otra carpeta, bajo el expediente de GPO Ingeniería, cuyos responsables han sido finalmente exonerados de la causa del Palau.

En un correo electrónico fechado el 26 de mayo de 2010, la exdirectiva de Método 3 Elisenda Villena escribe a Zaragoza: “Te mando lo que te dije. Manifiéstate por favor cuando te sea posible. Por cerrar el asunto o seguir por algún lado (...) He investigado GPO y los mendas como me dijiste. Repito que es para situarse. Si me dices lo que quieres, seguramente te lo puedo hacer y con gusto”. La exdirectiva, una de las imputadas por la presunta grabación ilegal, detalla en un documento el avance de las investigaciones: los detectives acuden a la sede de GPO Ingeniería, explican para quién trabajan y qué obras están realizando en ese momento. También incluyen detalles sobre su responsable, Emilio Vidal, que figuró como imputado en el caso Palau.

La agencia asignó a los dos trabajos un mismo número de expediente

En el informe sobre GPO Ingeniería, consta un documento de Tráfico con la matrícula de la motocicleta de Victoria Álvarez. Además, el número asignado a ese expediente, el 20.718, aparece después ligado a la grabación en La Camarga. En un correo electrónico en el que se enumeran las investigaciones realizadas durante julio de 2010 —la conversación se grabó el día 7 de ese mes y año— por la agencia se alude al expediente 20.718 como 20.718 PSC-Camacho. El resumen de la conversación hallada por los policías se llama EXP20718.Camarga.

Los agentes señalan también que el PSC pagó ambos encargos, vinculados al expediente 20.718, y no solo GPO Ingeniería. Un correo de Villena al responsable de finanzas de la agencia Método 3, José Luis Marco, alude a dos trabajos que deben facturarse a un mismo cliente. Uno de ellos es el de GPO Ingeniería, por 1.480 euros. En el otro se especifica: “Preparación del dispositivo y colocación en el lugar de encuentro, grabación y retirada del dispositivo, identificación posterior de la mujer, escucha y resumen de lo que se ha hablado en la comida (4 horas de grabación), pago de la comida. Por estos conceptos: 1.750 euros”.

En el registro de facturación de la compañía al PSC, además, la cifra corresponde a la suma de ambas cantidades más el 18% de IVA, que es lo que aplicaba la agencia.

El diputado se vio con una detective dos días después de la comida

El director de Método 3, Francisco Marco, declaró ante la juez que la grabación en el restaurante La Camarga se incluyó en el expediente de GPO Ingeniería “para hacer un favor” a un cliente. “A Elisenda Villena le dicen que preste una grabadora. Una de las personas, Alicia Sánchez-Camacho, había pedido que se le dejase una grabadora porque se iba a producir una comida”, declaró ante la juez, Elisabet Castelló, según consta en el sumario del caso.

Marco sostiene que, según le relata Villena, se “coge un expediente antiguo” para que el préstamo de la grabadora “no genere gastos” derivados de lo que supone crear un nuevo expediente. Marco no aclara si la persona que pide a Villena el préstamo de la grabadora —según él, a petición de Sánchez-Camacho— es Zaragoza. Pero sí manifiesta que a la exdirectiva se lo pidió “x partido político”. No concreta cuál. El informe policial asegura que no se puede precisar si Método 3 realizó por cuenta propia la grabación de la comida y se la vendió al PSC o si fue el partido quién le encargó el trabajo. Aunque precisa que existen “indicios” de que el partido estaba al corriente de la cinta y había acordado con la agencia pagar por el dispositivo para grabar la conversación entre las dos mujeres.

Esos indicios apuntan al exsecretario de organización del PSC y actual diputado en el Congreso, José Zaragoza, como responsable de encargar la grabación de La Camarga. En el sumario aparecen diversos correos electrónicos entre Zaragoza y la exdirectiva Villena pese a que ésta, en su declaración como imputada ante la juez, negó haber mantenido contacto alguno con el dirigente socialista.

El director de Método 3 declaró que solo prestaron una grabadora

El sumario incluye otros documentos, también reveladores, como las notas en la agenda personal de Villena. Esas anotaciones revelan que, supuestamente, la detective y Zaragoza se reunieron poco después de que se produjera la comida entre Sánchez-Camacho y Victoria Álvarez. El 9 de julio de 2010, dos días después del encuentro en La Camarga, figura una “cita pendiente” que iba a tener lugar entre las 17.30 y las 18 horas de ese día. En el asunto, se menciona un solo nombre: “Zaragoza”.

El martes 13 de julio, Villena escribe a la gerente del PSC, Lluïsa Bruguer, que ha declarado como imputada en la causa: “Tengo una factura para darte. Imagino que el jefe te habrá informado y la pregunta es: ¿cómo quieres que lo hagamos?” También un día después, Villena escribe a la recepcionista de la agencia de detectives para informarle de que, al día siguiente, tiene previsto ir “al PSC” a las 17 horas. Esa segunda reunión se celebra, presuntamente, con su “amiga” —así la define ante el juez— Bruguer.

Pese a las evidencias —correos electrónicos— Villena negó haber cruzado correos con Zaragoza, sino solo con la gerente Bruguer, imputada. La detective aclaró que, el día antes del almuerzo, el becario de la agencia, Álex Borreguero, se presentó en La Camarga y se hizo pasar por secretario personal de Sánchez-Camacho para ver dónde podía colocar la grabadora porque “ella no quería llevarla encima”. La versión de los detectives imputados es que la líder del PP catalán —o, cuanto menos, su entorno— sabía que la conversación iba a ser grabada. Villena reconoció que elaboró posteriormente un resumen de la grabación, pero negó haber relacionado en los expedientes la grabación del restaurante y el expediente 20.718.

El abogado de Borreguero, Rubén Romero, pidió ayer a la magistrada que cite a declarar como testigo a Zaragoza, que hasta ahora no ha se ha visto implicado en el proceso judicial. El diputado socialista ha negado siempre haber encargado la grabación a Sánchez-Camacho, aunque ha admitido que, como secretario de organización, ha trabajado con la agencia. Entre 2009 y 2011, el PSC y Método 3 mantuvieron una fluida relación profesional. La formación de Pere Navarro encargó cuatro trabajos a la agencia de detectives por los que pagó 72.000 euros.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción