Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

UGT reserva 115.000 euros para devolver “errores” en la facturación de cursos

El sindicato abre una comisión de investigación interna para aclarar cualquier anomalía en formación

UGT Andalucía admitió ayer posibles “errores” en la facturación de servicios con cargo a programas de formación subvencionados con fondos europeos y de la Junta de Andalucía. El secretario general de este sindicato, Francisco Fernández Sevilla, que lleva poco más de tres meses en el cargo tras suceder al histórico Manuel Pastrana, aseguró que se devolverá todo el dinero que se haya imputado de forma errónea a cursos y afirmó que, con este fin, ha creado un “fondo notarial” de 115.000 euros. Además, el sindicato abrirá una investigación interna para esclarecer las partidas cuestionadas, revisadas por la Junta de Andalucía y enviadas a la fiscalía.

Fernández Sevilla compareció para contrarrestar el incesante goteo de noticias sobre supuestas irregularidades en los cursos de formación llevados a cabo por el sindicato y aportó su versión. Antes afirmó: “UGT no se queda con dinero de los desempleados ni usa facturas falsas ni induce a falsearlas”.

Esta afirmación responde a las acusaciones publicadas por El Mundo, y que han llevado a la Junta de Andalucía y a la fiscalía a pedir aclaraciones.

Una de las facturas hace referencia al pago de 29.774,94 euros a Lienzo Gráfico Impresores en concepto de publicidad. La partida se carga como coste de un curso de cuidador de discapacitados físicos y psíquicos, subvencionado por el Fondo Social Europeo. Según UGT, este es el coste total de la revista Trabajo y diálogo social y el concepto que se imputa como publicidad al curso de formación es tan solo de 7,38 euros, que está, de acuerdo con el sindicato, “debidamente justificado”. En este sentido, UGT argumentó que “la propia Administración y los procedimientos reglados que existen obligan a destinar parte de las subvenciones concedidas para desarrollar los cursos de formación a la publicidad de los mismos”.

Al mismo argumento recurre el sindicato para justificar una factura emitida por Rubén Sánchez, portavoz de la organización de consumidores Facua, y en la que figuran 10.575 euros cargados a un curso de enfermería en hospitalización. El sindicato argumenta que ese es el coste del envío postal de la revista y que a ese curso en concreto se le imputa un coste de solo 0,04 céntimos de euro.

Sánchez Sevilla también se refirió a la atribución de los 5.428 euros del coste de pintar un autobús utilizado para la movilización de la huelga general de 2010. Esta factura figura en el detalle de un curso de formación de monitores de educación ambiental y, de nuevo, UGT detalla que a este curso solo se imputa una cantidad del total, en concreto 19,56 euros. Esta factura va acompañada de un cruce de correos electrónicos en los que el sindicato solicita a la empresa de rotulación del autobús que incluya el concepto “publicidad y programas de desarrollo de acciones formativas”. La factura se modifica en esos términos, pero se mantiene el epígrafe “Bus de la huelga”.

Fernández Sevilla insiste en que la cantidad “se encuentra debidamente justificada e imputada a dicha partida” y defiende que, en cualquier caso, su formación no falseó ni indujo a falsificar el concepto, sino todo lo contrario, a que “el importe de la factura se correspondiera con la realidad del gasto incurrido”.

La documentación y las explicaciones de UGT dejaron lagunas sobre las facturaciones de comidas o material con cargo a cursos de formación o subvenciones, y el propio responsable entendió que habrá nuevas partidas dudosas que se comprometió a investigar. Añadió que son 7.000 los cursos impartidos en los que se pueden hallar facturas que habrá que aclarar, pero insistió en que UGT está dispuesto a devolver todas las cantidades que se demuestre que no están debidamente acreditadas.

También afirmó que comparecerá para dar cualquier información que se precise ante el Parlamento andaluz, la fiscalía y cualquier Administración que reclame datos.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >