La Asamblea pide a Mas que fije la fecha de la consulta un día después de la Diada

Unió y Convergència siguen a la greña por la protesta de la cadena humana

La Asamblea Nacional Catalana (ANC) quiere gestos concretos del Gobierno si triunfa la cadena humana que organiza para el 11 de septiembre. Éxito que en la ANC dan por descontado. La presidenta de la Asamblea, Carme Forcadell, reclamó ayer al Ejecutivo catalán que el 12 de septiembre ponga fecha a la votación soberanista: “Nos gustaría que el día después de la vía catalana se convocara la consulta. Que haya un compromiso firme de convocarla. Esta indefinición no favorece a nadie. Que se sepa la fecha y la pregunta, esto es muy importante para el país y la gente necesita saberlo”, dijo Forcadell en una entrevista en Rac1.

Los organizadores de la cadena humana pidieron por carta a todos los cargos públicos, incluido  Artur Mas, que participen de la acción

Aunque los deseos de Forcadell difícilmente se podrán cumplir si el Gobierno catalán cumple con su promesa al resto de partidos que defienden la votación: que la fecha y la pregunta se acuerden antes de acabar el año en la comisión parlamentaria sobre el derecho a decidir. Forcadell agregó que el objetivo de la ANC es hacer la consulta antes del 31 de mayo de 2014. Una fecha lejana a la que propone el Gobierno, cuyo grupo de expertos ha situado el segundo semestre del año como el período ideal para convocar la votación.

La ANC también quiere que el Ejecutivo se implique en la vía catalana: Los organizadores de la cadena humana pidieron por carta a todos los cargos públicos, incluido el presidente Artur Mas, que participen de la acción. Incluso les ha propuesto una ubicación que implica poco desplazamiento: el tramo que pasa por el Parlament y la plaza Sant Jaume. El Gobierno apuesta por dar libertad a sus consejeros, y la estrategia definitiva se dibujará en la reunión del Consejo de Gobierno del próximo martes. De momento, se da por segura la asistencia de Ferran Mascarell (Cultura), Germà Gordó (Justicia) y Felip Puig (Empresa y Ocupación). El titular de Interior, Ramón Espadaler, no acudirá para coordinar el dispositivo de seguridad. Ayer otro consejero, el de Salud, Boi Ruiz, excusó su presencia. Ruiz alegó que tiene que coordinar las emergencias médicas. Una precaución que no tomó el año pasado cuando acudió a la manifestación de la Diada.

Más información

La división entre consejeros ejemplifica la disputa surgida entre Unió y Convergència. Los democristianos intentan en balde rebajar el lema de la Diada, que CDC apoya sin fisuras. Los partidos siguieron ayer a la greña. El jueves, el secretario de organización de CDC, Josep Rull, había pedido al líder de Unió, Josep Antoni Duran, que acudiera a la vía catalana. Le respondió tajante vía Twitter Toni Font, vicesecretario general de UDC: “Keep Calm Josep Rull. Es a Unió quien corresponde decidirlo” [la presencia de Duran].

Forcadell deseó que finalice la polémica sobre el lema y recalcó una vez más que la ANC no variará su meta independentista. Aunque tendió la mano a Unió a asistir. “El objetivo inmediato de esta vía es presionar para que se convoque la consulta”.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50