Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mas dará libertad a sus consejeros para asistir a la cadena humana de la Diada

La vicepresidenta Joana Ortega llama a sumar sensibilidades para que el acto sea un éxito

Antoni Castellà, secretario de Universidades, ayer.
Antoni Castellà, secretario de Universidades, ayer.

El Gobierno catalán repetirá estrategia de cara a su presencia en la cadena humana que organiza para el 11 de septiembre la Asamblea Nacional Catalana (ANC). Tras dos semanas de dudas, el Ejecutivo se inclina por dar libertad de elección a sus consejeros, que si deciden acudir lo harán a título personal. Una decisión idéntica a la que tomó para la manifestación de la Diada del año pasado. Los consejeros acabarán de consensuar su posición en la primera reunión del Gobierno, el próximo martes, pero ayer la vicepresidenta Joana Ortega aclaró el posicionamiento en una entrevista en RAC1: “No creo que el Gobierno tenga que ir a la vía catalana como Gobierno en bloque pero cada uno debe tomar su decisión a título personal”.

De seguir la misma senda que el año pasado, el presidente Artur Mas no acudirá a la manifestación pero mostrará su apoyo. Convergència respalda sin titubeos el lema independentista del acto, y parece descontada la presencia de todos sus consejeros. El partido nacionalista pidió a todos sus representantes en el Gobierno que acudan a la vía catalana. Ya han anunciado su predisposición a asistir el titular de Cultura, Ferran Mascarell, y el de Justícia, Germà Gordó. Parece segura también la presencia de Felip Puig, consejero de Empresa, pese a que ayer no quiso desvelar su decisión.

En diferente posición están los cargos de Unió. El partido no ha decidido aún su postura respecto a la cadena humana, ya que su intento por rebajar el lema ha fracasado. El responsable de Interior, Ramon Espadaler, no acudirá para coordinar el dispositivo de seguridad. Y Ortega no quiso desvelar si acudirá a la vía catalana: “Unió no ha debatido cuál será su posición. Lo importante no es si voy o no voy, lo importante es que sea un éxito”, mantuvo Ortega, que no escondió la voluntad del Gobierno de aprovechar la cadena humana para impulsar el proceso soberanista. “Tenemos que reivindicar la suma, aglutinar el máximo de voluntades, este es el éxito de la cadena humana y de Cataluña: la suma de sensibilidades”. Ortega recordó que Unió ya pidió por carta a la ANC que la vía catalana sirva para pedir la consulta, algo que no aceptan los organizadores. La vicepresidenta subrayó que en Cataluña “no hay un único clamor”, sino “varios”, y por ello insistió en rebajar el lema: “El clamor es claro: queremos decidir nuestro futuro”.

Castellà aboga por aparcar el debate sobre el lema de la vía catalana

Pese a la insistencia de Unió, el posicionamiento no es unánime en el partido. Antoni Castellà, secretario de Universidades del Gobierno, y el dirigente más soberanista de Unió, pidió aparcar el debate sobre el lema y dejar el protagonismo de la vía catalana a sus organizadores. “El del eslogan no debe ser un debate nuclear en este proceso político: el debate de ciencia política entre independencia, estado propio y derecho de autodeterminación no existe en la sociedad civil”, mantuvo Castellà, que ya anunció días atrás su disposición de acudir a la manifestación. El democristiano rechazó la posibilidad de que haya un lema alternativo a la marcha: “No formo parte de la Asamblea. No soy quien para opinar sobre una iniciativa de la sociedad civil”.

Castellà acudió a la Universidad Catalana de Verano de Prada de Conflent (Francia) para presidir la clausura de su 45ª edición. La Universidad fue un referente del catalanismo durante la dictadura que pese a perder fuerza sigue teniendo atractivo para algunos partidarios de los Países Catalanes. También para las formaciones soberanistas, que cada año acuden a Prada. La Universidad ha sufrido un ligero descenso de alumnos respecto a 2012: de 1.329 a 1.282. La edición de 2013 también se ha visto reducida en días y actividades por razones presupuestarias: ahora maneja 350.000 euros, la mitad de lo que barajó en 2007. El presidente del equipo rector, Jordi Sales, deseó que en 2014 se puedan recuperar días y actividades para que la Universidad recupere su viejo esplendor.

Más información