_
_
_
_
_

Los Mossos investigan la relación entre dos robos en hospitales de Lleida y Salt

Los ladrones se han llevado equipos del Arnau de Vilanova y el Santa Caterina La policía sospecha que ambos asaltos pudieran ser obra de la misma banda

Entrada del hospital Arnau de Vilanova de Lleida.
Entrada del hospital Arnau de Vilanova de Lleida. Herminia Sirvent

Por si fuera poca la presión que sufren los hospitales catalanes por los recortes, ahora deben enfrentarse también al robo de material médico de alto tecnología (y precio). Los Mossos d’Esquadra investigan el robo ocurrido en el hospital Arnau de Vilanova de Lleida, donde unos ladrones se llevaron una docena de equipos de alta tecnología, algunos utilizados para realizar endoscopias, en la noche del pasado domingo día 11. La policía catalana sospecha que el incidente puede estar relacionado con otro robo ocurrido solo unos días antes en el hospital Santa Caterina de Salt (Girona), donde un grupo de ladrones sustrajo material clínico de características similares.

Los Mossos barajan la hipótesis de que los responsables forman parte de una banda organizada que roba con la intención de revender luego el material. Los equipos robados en Lleida están valorados en unos 400.000 euros, según avanzó el sábado el diario local Segre. La dirección del hospital ha enviado una carta a los trabajadores para pedirles que mantengan “cerrados todos los dispositivos asistenciales, despachos y estructuras” y estén alerta “ante cualquier situación anómala”.

Una portavoz del centro, uno de los ocho hospitales del Instituto Catalán de la Salud (ICS), explicó ayer que desde hace un año el centro ha reforzado las medidas de seguridad. Los ladrones consiguieron irrumpir en una sala “controlada y cerrada”, detalló esta misma portavoz, que no quiso explicar cómo lograron irrumpir en ella los asaltantes porque el caso está siendo investigado. Se trata del segundo robo de material clínico de mucho valor en hospitales públicos catalanes en el último mes. Un grupo de ladrones se llevaron material para realizar pruebas gástricas y pulmonares valorado en unos 50.000 euros del Santa Caterina de Salt el pasado día 5. El robo obligó incluso a suspender pruebas programadas. Los investigadores de la policía catalana se encontraron que una de las puertas de la habitación que se utiliza como almacén, anexa a la sala de endoscopias, había sido forzada.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_