FESTIVAL DE PERALADA
Crítica
Género de opinión que describe, elogia o censura, en todo o en parte, una obra cultural o de entretenimiento. Siempre debe escribirla un experto en la materia

Perseverancia ejemplar

'WOW!' no es propiamente una ópera en el sentido tradicional, se acerca más a una cantata escénica

Un momento de la ópera WOW! que se ha visto en Peralada.
Un momento de la ópera WOW! que se ha visto en Peralada.

El Festival de Peralada, perseverando en su propósito estrenar cada temporada una ópera -perseverancia heroica y ejemplar teniendo en cuenta los tiempos que corren- puso sobre el minúsculo escenario del Claustre del Carme el estreno mundial de Wow!, ópera de cámara en un acto con un prólogo y cuatro escenas con música de Alberto García Demestres y libreto, en inglés, del propio compositor a partir de poemas, cuentos, entrevistas y correspondencia entre el poeta Walt Whitman (1819 – 1892) y Oscar Wilde (1854 – 1900) y breves citas de Shakespeare y Dante.

Construida sobre tres únicos personajes, Walt Whitman, Oscar Wilde y Woman, Wow!, que presumiblemente toma su título de las iniciales de los protagonistas,no es propiamente una ópera en el sentido tradicional pues no hay en modo alguno interacción dramática entre los personajes, ni estos están perfilados teatralmente. Wow¡ se acerca más por sus características a una cantata escénica.

wow!

Wow! de Alberto García Demestres. Joan Martín-Royo, barítono. Antoni Comas, tenor. Elisenda Pujals, soprano. Andreu Gallén, piano. José María Martínez, clarinete, Manuel Martínez del Fresno, violoncello. Feliu Ribera, percusión. Alberto García Demestres, dirección musical. Xavier Abertí, dirección escénica. Festival de Peralada. Peralada (Girona). 14 de agosto.

Sostenida instrumentalmente por un pequeño conjunto muy trabajador y muy coloreado tímbricamente formado por piano, clarinetes, violoncello y percusión, en donde todo el mundo, además, manipula diversos instrumentos de percusión, Wow! presenta unas líneas de canto que nacen de la prosodia propia de la lengua inglesa, beneficiándose con ello de una inteligibilidad absoluta que la hace próxima al musical. Wow! es perfectamente “cantable”, quizá una gama más amplia de tempi y de dinámica, mejorarían la intensidad expresiva, quizá el canto se mantiene demasiado tiempo en una especie de declamado “arioso”, pero no hay duda de que la melodía fluye fácil y lógica pues parte de la palabra.

Sin acción dramática que la anime, poner en escena Wow! no es fácil, Xavier Albertí, optó correctamente desde la dirección escénica por hacer una intervención de mínimos, dejar que la palabra reinará y aprovechar las amplias posibilidades que ofrece el propio Claustre del Carme que es una completa escenografía en sí mismo.

Los compositores no suelen ser buenos directores musicales de sus propias obras, García Demestres, sin embargo, fue una excepción y condujo con claridad de intenciones a un equipo de músicos y cantantes comprometidos ejemplarmente en el ímprobo esfuerzo de poner en pie estreno absoluto de una ópera.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Los cantantes estuvieron todos fantásticos, Elisenda Pujals en la parte, corta pero nada fácil, de Woman, el experimentado Antoni Comas, especialista en salir airoso en estrenos operísticos de riesgo, en la parte de Wilde que presenta algún agudo bastante complicado y, destacando entre todos, Joan Martín-Royo en la parte absolutamente agotadora, un verdadero tour de force para la voz y para la memoria de Walt Whitman.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS