Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Obras de luz y movimiento

La Fundación Stämpfli de Sitges acoge una muestra de arte cinético

Elías Crespín, junto a su obra que se expone en Sitges.
Elías Crespín, junto a su obra que se expone en Sitges.

“El arte cinético es una de las expresiones artísticas más actuales y más utilizadas por los creadores contemporáneos”. Lo afirmó el historiador francés Serge Lemoine en la presentación de Cinetik!, la segunda muestra temporal que organiza la Fundación Stämpfli de Sitges. Lemoine, que también es comisario de Dinamo, un siglo de luces y movimiento en el arte 1913-2013,una de las principales exposiciones de la primavera, que acaba de clausurarse en el Grand Palais de París, ha traído a Sitges una selección realizada —salvando las lógicas diferencias— bajo el mismo concepto, es decir poner en relación las diferentes generaciones de artistas lumino-cinéticos.

En el caso de la muestra en la Fundación Stämpfli, Lemoine ha reunido una serie de artistas (13, todos presentes también en París), representativos de cien años de experimentaciones en el marco del arte cinético, pero centrándose en el panorama español y latino-americano, que fue siempre especialmente activo. Lo demuestra una de las piezas más sugestivas del montaje, realizada por el venezolano Elías Crespín, nieto de la célebre artista Gego, combinando la informática con los elementos tradicionales del arte cinético, luz y movimiento. El resultado es una escultura de círculos concéntricos suspendidos, que desafían la gravedad en una coreografía motorizada, obtenida gracias a una programación algorítmica, que el artista controla desde cualquier lugar.

“Todas las obras se basan en la experiencia visual, la apreciación de los fenómenos generados por el movimiento y los juegos de luz y sombra y el uso del lenguaje abstracto”, explicó Lemoine, que sólo ha elegido el trabajo de una mujer, la argentina una de las esculturas que se iluminan de forma intermitente de la argentina Martha Boto, que como la gran mayoría de creadores presentes transcurrió toda su vida en París. Son argentinos también los artistas más históricos de la selección, Antonio Asís y Luís Tomasello, cuyas obras tras la clausura de Cinetik!, el 27 de octubre, pasarán a la colección de la Fundación.

Su promotor, el artista suizo Peter Stämpli, conocido por sus pinturas de neumáticos, ha conseguido con donaciones toda la colección que exhibe en el hermoso espacio de la Plaza del Ayuntamiento de Sitges. “No hemos comprado ni una obra”, aseguró el artista, autor de la única obra audiovisual de Cinetik!: una película de 1974, concebida como una prolongación de su trabajo pictórico, en la que explora las potencias de la línea, grabando las marcas de las señales de tráfico, con una cámara a ras del suelo.