Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

CiU pide “altura de miras” a Rajoy ante el plan soberanista de Mas

La federación rechaza las prisas de ERC y aboga por negociar con el Gobierno central

Mas recibe el informe del Consejo Asesor para la Transición Nacional. Ampliar foto
Mas recibe el informe del Consejo Asesor para la Transición Nacional.

Las prisas no son buenas consejeras en política y menos en lo que al proceso soberanista se refiere. No se deben precipitar las respuestas y la voluntad negociadora debe prevalecer entre ambas partes.

Así se desprendía de las declaraciones que hizo ayer el portavoz de CiU en el Parlament, Jordi Turull. El convergente reclamó “altura de miras” al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en su respuesta a la carta enviada por el presidente de la Generalitat, Artur Mas, en la que pedía abrir una “negociación” para celebrar una consulta de autodeterminación “pactada”.

La misiva fue enviada el pasado 26 de julio y, hasta el momento, el Ejecutivo catalán no ha recibido respuesta. “No le pedimos prisas para contestar”, aseguró Turull en una entrevista en Catalunya Ràdio, que añadió que no fijarían una “fecha límite”.

Aun así, advirtió que la respuesta debería ser sensible a lo que es “un clamor del conjunto de la ciudadanía de Cataluña, que es poder decidir”.

Esta actitud se diferencia de la de Esquerra, con quien los convergentes mantienen un acuerdo de estabilidad parlamentaria. Los republicanos, que fueron muy insistentes pidiendo al presidente de la Generalitat que enviara la carta, son partidarios de avanzar más rápidamente en el proceso soberanista independientemente de si se llega a un acuerdo con el Gobierno central.

En respuesta a estas declaraciones se pronunció el portavoz del PP, Enric Millo, quien aseveró que Mariano Rajoy responderá la misiva “en el momento adecuado”. Además, reprochó a CiU que pretendiera reducir la relación entre el Gobierno central y la Generalitat a una de “forma epistolar”.

Hasta ahora, solo la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, se ha pronunciado sobre esta cuestión. Lo hizo a principios de agosto y alegó que el Ejecutivo “acostumbra” a contestar las misivas que se le envían. “El primero que se entera de esa contestación es el remitente y, para nosotros, destinatario” matizó.

Quien sí entró a valorar el contenido de la petición de Mas fue la líder de los populares catalanes, Alícia Sánchez-Camacho quien, dos semanas atrás, negó que se pudiera establecer un proceso de negociación para pactar la consulta.