Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Parados pero activos

Plataformas que agrupan personas desempleadas para formar un sistema de cooperativas, coordinadas con asociaciones similares de la misma comarca y los sindicatos

Puesto de la Asociación de Parados de El Prat. Ampliar foto
Puesto de la Asociación de Parados de El Prat.

Una crisis que registra una tasa de desempleo del 23,8% en Cataluña, según los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) del segundo trimestre de 2013, no es un buen momento para quedarse de brazos cruzados. Así lo han entendido Juan Carlos Serret y Anna María Martín, dos de los 830.000 parados que afean las estadísticas de la situación económica.

Juan Carlos (58) llevaba tres años y medio en el paro cuando decidió montar una plataforma en El Prat de Llobregat (Baix Llobregat) que agrupase a personas que se encontraban en su misma situación. Desde el pasado mes de mayo, los miembros de la Asociación de Parados de El Prat están trabajando para formar un sistema de cooperativas, coordinados con asociaciones similares de la misma comarca y los sindicatos.

El perfil de las 70 personas que ya están en la plataforma es muy distinto, tanto en profesiones como en rangos de edad. Sin embargo, la mayoría, unos 40, están entre los 30 y los 40 años. El segundo colectivo más numeroso son los mayores de 45 años, entre los que se registra un paro de mayor duración. Muchos de los miembros de la asociación cobran el subsidio de los 426 euros mensuales.

Anna María (54) hizo lo propio el pasado mes de julio y puso en marcha la asociación de parados en Girona porque, según dice, “hacía falta una plataforma de este tipo en las comarcas gerundenses”. Lleva dos años en paro y tiene ganas de que se escuchen las reivindicaciones de los desempleados, sobre todo de los colectivos que están en riesgo de exclusión social. En este sentido, destaca que la asociación quiere poner especial énfasis en las mujeres.

Según Anna María, la crisis está siendo especialmente dura con ellas, continúan cobrando menos y “hay un componente ideológico detrás de la última reforma laboral que intenta que la mujer vuelva a casa”.