Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Alicante quiere revisar el uso de los petardos en las fiestas

La comisión se creará en septiembre tras la muerte de un niño de 9 años en las Hogueras

Quizás sí sirva para algo la muerte de Aaron Marcos, el niño de nueve años que falleció durante las Fogueres de Sant Joan cuando un trozo de lata al que le habían colocado un petardo dentro le seccionó la yugular.

Prácticamente pasó inadvertido tras el último pleno municipal celebrado por el Ayuntamiento de Alicante. En septiembre se creará una comisión de trabajo municipal para regular la venta de petardos a menores, algo inusual en una autonomía que llegó a bajar la edad permisible para manipular petardos de los 12 años, como establece la ley europea, a los ocho.

Esquerra Unida presentó una moción en este sentido pero la retiró al comprometerse el concejal del PP de Fiestas, Mariano Postigo, a constituir la comisión. Es la primera vez que un Ayuntamiento valenciano se plantea este tipo de regulación sobre un producto cuyo uso para la Generalitat obedece a “un ritual”.

La alcaldesa Sonia Castedo descubrió este jueves a petición de la familia de Aaron una placa en la plaza Fontova para recordar al niño. Su madre, Yolanda Medrano, deseó que “se dejen de repartir petardos como si fueran bombas y se acoten espacios en fiestas donde los padre controlen a sus hijos”. Además, lamentó que no suspendieran las fiestas en aquel momento. Nueve asociaciones vecinales ya pidieron hace casi un mes la venta libre de petardos y tracas.

 

Más información