Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dos ‘mossos’ desmienten la enésima versión de Interior sobre el ‘caso Quintana’

Los agentes niegan que disparasen salvas donde cayó herida la mujer el 14-N

La abogada de la víctima entregará al juzgado un nuevo vídeo

Ester Quintana.
Ester Quintana.

La madeja del caso de Ester Quintana, la mujer que perdió un ojo en la huelga del 14-N presuntamente por una pelota de goma lanzada por los antidisturbios, está cada vez más enredada. La respuesta sobre qué la lesionó se ha convertido en un galimatías que acumula diversas versiones oficiales de lo ocurrido. Un cabo y un escopetero de la furgoneta Dragó 414 de los Mossos d’Esquadra desmintieron ante el juez al consejero de Interior, Ramon Espadaler, que dio la enésima versión oficial hace dos semanas.

Los policías declararon que el día de la huelga no lanzaron salvas —disparos sin proyectil— en la zona donde fue herida Quintana. El escopetero fue más allá y especificó que ni siquiera llevaba la escopeta, que dejó en la furgoneta porque tenía problemas para cargarla por dolores en la espalda, según fuentes judiciales. Eso le costó una reprimenda de su jefe, un subinspector imputado en la causa. Espadaler dijo en su día que, según un informe interno, los policías “creían recordar” que habían disparado una salva donde fue herida Quintana. Interior reiteró ayer que sigue dando credibilidad a ese informe interno, informa Europa Press.

La aparición en escena de la Dragó 414, ocho meses después, en el lugar en el que fue lesionada Quintana supuso un giro en la investigación cuando se conoció el pasado 16 de julio. Fue el propio Espadaler quien informó de ello ese mismo día. También comunicó que apartaba de sus puestos en la unidad antidisturbios a los seis agentes por haber ocultado esa información. Al conocerse ese dato, el titular del Juzgado de Instrucción número 11 de Barcelona, Francisco González Maíllo, llamó a declarar, en dos tandas y como testigos, a los policías que iban en la furgoneta.

El pasado martes declararon tres agentes y explicaron al juez que no recordaban si habían disparado salvas ni donde resultó herida Quintana. Ese día también compareció de nuevo el inspector, imputado en la causa, que dirigía los tres vehículos de antidisturbios que actuaron en los alrededores del paseo de Gràcia donde se lesionó a la mujer: Dragó 40, Dragó 403 y Dragó 414.

Un informe reciente de ese subinspector, redactado a raíz de la aparición de nuevas imágenes en la que se ve la furgoneta 414 en la zona, es el que recoge que el coche estuvo allí y que los policías “creen recordar” que dispararon una salva en ese lugar. El subinspector declaró que en todo momento pensó que la dotación Dragó 414 iba de cola en el dispositivo y que no vio cómo se colocaba al lado de su furgoneta, la Dragó 40. Por ese motivo explico que en un principio desconocía su implicación.

Además del escopetero también declaró un cabo, que es quien supuestamente informó al subinspector, ocho meses después, de que estaban en la zona y que dispararon salvas. Sin embargo, ayer lo negó ante el juez e insistió otra versión de los hechos: que intervinieron en paseo de Gràcia y que no dispararon ni salvas ni pelotas de goma. Además, añadió que se colocó junto a la Dragó 40 porque esas eran las órdenes que tenían.

“Alguien está mintiendo”, se quejó ayer Quintana, tras la declaración de los dos agentes. Por ese motivo reclamó dos cosas, una a los ciudadanos y otra al mosso que presuntamente la hirió. A los primeros les dijo: “Si unos meses más tarde se ha dicho que esta furgoneta estaba allí, quizá alguien tiene una imagen que puede demostrar que me hirió”. Al mosso que presuntamente disparó le pidió “que sea consciente de lo que está haciendo y lo diga”. “Yo he dicho la verdad siempre”, añadió.

La abogada de Quintana, Laia Serra, anunció que gracias a la colaboración ciudadana cuentan con un nuevo vídeo, que añadirán a la causa en septiembre y que puede aportar luz al caso. Serra, sin embargo, no quiso desvelar su contenido. A su entender, las contradicciones políticas y técnicas son “insalvables”, y la situación para Interior es comprometida. “No es normal ni es positivo que las diferentes furgonetas tengan versiones diferentes y que se desmientan uno a otros. ¿Qué credibilidad les queda?”, reflexionó Serra.

Hasta ahora el juez no ha imputado a ninguno de los mossos de la Dragó 414. En la causa están imputados el subinspector que dirigía a los tres furgones, y el escopetero de la Dragó 40, que también actuó donde estaba Quintana antes de caer lesionada. Tras escucharles como testigos, el juez no ha imputado a los agentes de la Dragó 414, aunque siguen apartados de sus funciones por Interior. En septiembre, el juez también tomará declaración como testigo al inspector jefe de los antidisturbios. Marc Caparrós.

Por ahora, en lo único en que coinciden todos es que el 14-N no se dispararon en ningún momento pelotas de goma. Algo que desmiente el informe de los forenses que examinaron a Quintana, que apunta que a la mujer la dejó sin ojo una pelota de goma como las que utilizan los antidisturbios.