Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El año de los holandeses

La sola presencia de las 'Tragèdies romanes' de Toneelgroep Amsterdan, el megamontaje de seis horas dirigido por Ivo van Hove, justificaría el éxito de la vertiente teatral del festival

El Grec 2013 teatral será recordado por las Tragèdies romanes (los shakespeares Coriolano, Julio César y Antonio y Cleopatra) de Toneelgroep Amsterdan, el megamontaje dirigido por Ivo van Hove que nos transportó durante seis horas a otra dimensión y con el que esta edición podía haber acabado a los pocos días de empezar y ser considerada un éxito. Destaca en una ecléctica programación con la que Ramon Simó ha intentado que hubiera de todo para llegar al máximo número de espectadores y contrarrestar la difícil coyuntura que atraviesa el sector.

Han sobresalido los pocos pero seleccionados montajes internacionales, superiores a la mayoría de producciones de aquí, en especial el documento sobre la masacre de Ruanda de Hate Radio y el delicioso homenaje al cine mudo de Lebensraum (Espai vital), pero también la atractiva puesta en escena de Rhinocéros de Ionesco, incluso el chéjov japonés (Les tres germanes), que tuvo su gracia por los robots. De entre los estrenos nacionales, sin embargo, hay tres que esperemos vuelvan en temporada: George Kaplan, de Toni Casares; el sorprendente Brickman Brando Bubble Boom, de Agrupación Señor Serrano y Allò de què parlem roman inexplorat, estupenda adaptación de Mis premios de Bernhard a cargo de Pep Tosar.

Este Grec también será recordado por haber puesto en marcha el teatro del CCCB con montajes curiosos: Montaldo, de Ernesto Collado, y Jo mai, de Iván Morales, que, sin ser redondas, han tenido su interés y su público.