Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Caos en el Parlament en la votación del pleno sobre el paro juvenil

CiU pasa por el pleno sobre el paro juvenil sin proponer ninguna inversión

La Cámara aprueba dos planes económicos del PSC por un error de ERC

Núria de Gispert, presidenta del Parlament
Núria de Gispert, presidenta del Parlament

“Yo me veo incapaz...No sé que estamos votando. Es que, de verdad, esto es una sopa de letras”. Jordi Cañas, diputado de Ciutadans, abandonó su tono vehemente, se levantó de su escaño y, superado por la situación, retrató la escena del hemiciclo del Parlament: una larguísima sesión de tres horas, en la que se votaron unas 400 resoluciones del pleno monográfico sobre el paro juvenil. Acompañados de un guión, los diputados votan sí, no o se abstienen en una lista interminable que remite solo a puntos y letras. Muchos no saben ni qué votan. La sesión empezó a las 17.00 horas, con una hora de retraso y acabó abruptamente antes de las 20.00 después de que el popular Santi Rodríguez advirtiera a Núria de Gispert, que estaban repitiendo una votación. Cansada de caos, la presidenta de la cámara dio por levantada la sesión con esta frase: “Buenas vacaciones. Y espero que la próxima vez sea más corta”.

Visiblemente molesta, la presidenta Núria de Gispert finiquitó la sesión con un mensaje implícito a los diputados: no quiere que se vuelva a repetir otro pleno como el de ayer en el que la votación se convierte en un galimatías imposible por la obsesión de los grupos de votar por separado todos y cada uno de los puntos de una eterna lista de resoluciones. Cada apartado se desglosa, además, en infinidad de subapartados. Ni siquiera la votación se hace por orden, sino que salta como una pulga y sin ningún criterio aparente. “Pasamos a votación la resolución 3, punto 2, letras, b, f y h”, decía Gispert. Cualquier ejemplo se queda corto: nadie sabe, salvo los portavoces, lo que se vota. Y, en muchas ocasiones, reclaman votación separada de epígrafes de epígrafes para marcar posición para consumo propio. Y así decenas de veces.

CiU, PP y Ciutadans rechazan censurar la reforma laboral

No es la primera vez que sucede algo así. En el debate de política general de 2011, De Gispert se vio obligada a aplazar hasta el día siguiente la sesión de las resoluciones del debate de política general por el caos monumental para organizar la votación. El bochornoso episodio la empujó a plantear la modificación de estas sesiones pero los partidos se resistieron a presentar menos propuestas. De hecho, antes de iniciarse la sesión, De Gispert reprendió al convergente Jordi Turull por mostrar sus dudas sobre cómo votar: “Ya les he dicho muchas veces que éste no es el mejor sistema”. La presidenta tiene la firme convicción de buscar un remedio. Quim Arrufat, de la CUP, se lo agradecerá. Ayer se estrenaba ayer en este tipo de debate y anunció que presentará una proposición para modificar el reglamento: “Este procedimiento no funciona. Solo tenemos un día de tiempo para estudiar las resoluciones”.

Las dudas sobre la nacionalidad de los jóvenes inmigrados

ANGELS PIÑOL

Artur Mas afirmó este miércoles en el inicio del pleno sobre el paro juvenil que el 90% de los jóvenes catalanes que emigraban al extranjero no tenían nacionalidad española. El presidente catalán aportó ese indicador para relativizar el impacto que está teniendo la crisis en la juventud catalana. Sin embargo, Sergi Contreras, presidente del Consejo Nacional de la Juventud, que asistió al Pleno del paro juvenil como público, cuestionó este jueves ese dato al alegar que se basa en los datos del censo. Según su criterio, los jóvenes parados hijos de inmigrantes se dan de baja del censo cuando regresan  a sus países de origen. Por contra, Contreras sostiene que los jóvenes catalanes que emigran no se borran del padrón y siguen registrados en casa de sus padres. "No doy fiabilidad al dato del 90%", afirmó Contreras con incredulidad. El grupo Avalot Joves de la UGT de Cataluña ha elaborado este año un informe que arroja que entre 2009 y 2013 se ha incrementado un 42% los jóvenes que han hecho las maletas. Según Idescat, entre 2012 y 2013 el número de catalanes residentes en el extranjero ha aumentado un 9,36%, situándose en 203.250 personas. De ellos, 50.640 tienen entre 15 y 34 años. El Parlament aprobó en el Pleno, a propuesta de Iniciativa, una resolución para frenar y poner remedio al "exilio económico" al que se han  visto empujados todos ellos.

El pleno fue seguido por jóvenes que estóicamente presenciaron la sesión desde la tribuna del público. Y presenciaron escenas como estas: el socialista Maurici Lucena tomó la palabra y afirmó: “Debido a que la sesión ha empezado con retraso pido un receso por necesidades fisiológicas”. Y De Gispert, contestó entre risas: “Cinco minutos. Y los que no lo necesiten, permanezcan en sus escaños”. Nada como este ejemplo para pulsar la magnitud del disparate: CiU perdió votaciones que podía haber aprobado con el PP y que no superó porque Artur Mas, presidente de la Generalitat, abandonó la sesión para reunirse con sus asesores del Consejo de Transición Nacional.

La anécdota la difundió Albert Rivera por Twitter, pero ni siquiera populares ni socialistas, que se jactaban de ello en los pasillos de la cámara, sabían decir qué proposiciones habían perdido los convergentes. Las votaciones no prosperaron también por la ausencia de Josep Maria Pelegrí, consejero de Agricultura, y la popular Marí José Cuevas. No se quedó hasta el final ni el consejero de Ocupación y Empleo, Felip Puig.

“CiU, como siempre, tira agua al vino. En política, el amor por una idea se demuestra con partidas presupuestarias”, había dicho en la sesión matinal el portavoz socialista Ferran Pedret. La realidad es que los nacionalistas no presentaron ni un solo texto acompañado de partidas económicas. Durante la sesión, solo vieron luz verde dos propuestas del PSC con dotación: un plan de choque contra el paro, que inicialmente fue tumbado pero que en un punto posterior fue aprobado cuando se le asignaron 150 millones de euros que nadie sabe de dónde saldrán. Y un programa denominado Becado quédate en Cataluña destinado a contratar a jóvenes seis meses tras acabar sus estudios. Tendrá asignada una partida de 75 millones. El PSC atribuye a un error de Esquerra que se aprobaran los dos puntos aunque los republicanos acotan su fallo al segundo de los puntos.

La mayoría de la oposición reprochó a CiU y Esquerra su nula voluntad de negociar resoluciones. La pinza funcionó y, en modo de protesta, varios grupos se abstuvieron sistemáticamente en las textos pactados entre los dos socios. El Parlament, así, censuró la subida de matrículas universitarias y aprobó congelar también las de las carreras de Ingeniería, que el Gobierno  aumentó un 10%. Ocultó la subida en un decreto y la presión de los republicanos ha obligado al Ejecutivo a dar marcha atrás, informa Ivanna Vallespín. Más de 16.000 alumnos -que son los que cursan alguna Ingeniería- deberán solicitar una beca Equitat. Con esta ayuda se cubrirá el incremento de precio aprobado, que era de 225 euros. ERC también propone revisar las tasas en el periodo 2014-2017.

CiU y PP volvieron a darse la mano para rechazar una propuesta de Iniciativa para censurar la reforma laboral. Ciutadans se abstuvo. El pleno aprobó por unanimidad a aplicar la Garantía Europea Juvenil como eje de sus políticas: consiste en que todo estudiante tenga derecho a un empleo o a prácticas remuneradas cuatro meses después de formarse. La Cámara dio luz verde a una resolución de la CUP para garantizar la reproducción asistidas a mujeres lésbicas y rechazó esta de Ciutadans: que todo universitario pueda acceder con un carné común a la bliblioteca de cualquier facultad.

Más información