Angustiosa espera de los familiares ante la difícil identicación de los cadáveres

Hasta ahora se han verificado los nombres de 66 de las 80 víctimas mortales

Un vecino que ayudó a las víctimas grabó un sobrecogedor vídeo antes de que llegaran las ambulancias

“¡Mi niña, mi niña! ¿Qué voy a hacer sin mi niña?”. Es la una de la tarde. Una mujer con un vestido veraniego verde grita y tiembla en una silla de resina, pese al abrazo de una compañera. Es el más clamoroso, pero no el único gemido de dolor que se oye en el exterior del edificio Cersia, en un barrio a las afueras de Santiago, donde la Xunta de Galicia ha centralizado la información para los familiares de las víctimas del accidente ferroviario ocurrido este lunes. Una hora antes, el ambiente era dramático, pero calmado. Los familiares que no habían localizado a sus parientes en los hospitales aguardaban noticias en el interior del edificio, en el porche, delante de la batería de cámaras, o deambulaban como noqueados por las extensiones de césped que rodean el edificio.

Otros familiares habían acudido desde la madrugada al Hospital Clínico Universitario, donde están ingresados el mayor número de heridos y los más graves. Allí, la incertidumbre de los que no sabían la suerte de sus allegados se mezclaba con la ansiedad de los que ya conocían que sus familiares se encontraban en estado crítico. Poco antes del mediodía, quedó completada la lista de heridos. Y por descarte, la de los fallecidos. La última herida identificada fue una chica de A Coruña. Uno de sus hermanos supo por el personal sanitario que tenía un anillo con la palabra Finisterre y se dio cuenta de que era su alianza de bodas.

Uno de los jueces encargados del caso, José Antonio Vázquez Taín, ha señalado que espera identificar visualmente al 95% de los fallecidos. En los casos restantes, habrá que recurrir a pruebas de ADN, como el del cadáver que contabiliza la víctima número 79, hallado completamente carbonizado en un vagón después del mediodía. Hasta ese momento están identificados 40 cadáveres a través de las autopsias o de huellas dactilares. Cerca de las siete de la tarde la cifra subía a 66 cuerpos reconocidos. El juez Taín también ha hecho un llamamiento para que los heridos leves que no necesitaron hospitalización vuelvan a presentarse ante las autoridades, ya que todavía no se ha podido completar el recuento de los 218 pasajeros del tren.

Más información
Trágico accidente ferroviario en Santiago de Compostela
Identificados 53 de los 80 muertos en el accidente de Santiago
El maquinista dio negativo en la prueba de alcoholemia
El conductor del tren descarrilado: “¡Voy a 190!”

En el centro dispuesto por la Xunta para atender a los familiares de los fallecidos, la dignidad del silencio se quiebra en contadas ocasiones. “Es la novia de mi hijo, Laura, venía de acabar un máster en Madrid”, rompía a llorar una mujer en cuanto la interpeló un micrófono. Otra, con un marcado acento argentino, representaba a un grupo de excursionistas que permanecían expectantes en el salón de actos, a la espera de noticias sobre la situación del párroco de la iglesia de Santa Teresa de Colmenar Viejo (Madrid), José María Romeral. También se han resignado a lo peor los tres primos de Manuel Suárez Rosende, un agente comercial de A Susana (Santiago), de 57 años. A pesar de que el de su pariente no es uno de los cadáveres identificados, no tienen muchas esperanzas de que sea uno de los heridos muy graves y más bien se inclinan al fatalismo de que sea uno de los irreconocibles. El mismo fatalismo que le hizo coger ese tren y morir a muy pocos kilómetros de casas. “Fue a Madrid el lunes, como siempre, por motivos de trabajo. Iba siempre en coche o en avión, pero en esta ocasión dijo ‘esta vez voy en tren” dice uno de ellos, Mario. “Sí", –tercia otro-, “era la primera vez que Manolo cogía el tren”.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete
Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS