El PSPV alega contra el plan del Tajo para atar el trasvase

Puig acusa a Cospedal de buscar la "muerte diferida" del Tajo-Segura al aumentar las reservas

Los socialistas presentarán siete alegaciones contra el borrador del nuevo plan hidrológico del Tajo, que contempla aumentar de 240 hectómetros a 400 la reserva hídrica que deberán respetar los trasvases de agua al Segura.

El secretario general del PSPV, Ximo Puig, considera que la presidenta de Castilla-La Mancha, María Dolores de Cospedal, busca con esta medida la “muerte diferida del trasvase” Tajo-Segura, y acusa al presidente de la Generalitat, Alberto Fabra, del ser “el vasallo sumiso de Génova”, la calle en la que tiene su sede principal el PP, que “no defiende” los intereses valencianos.

El PSPV presentará alegaciones, tanto individuales como colectivas, al plan de cuenca del Tajo en las que exigirá que se mantengan las condiciones actuales para permitir los trasvases. Los socialistas, en una concurrida rueda de prensa en la Diputación de Alicante, denunciaron el “silencio” del PP ante este borrador y aseguraron que el consumo hídrico ha descendido.

“El PP quiere instaurar un mercado libre del agua, que se venda al mejor postor y que consuma el que pueda pagar”, denunció David Cerdán, secretario socialista en la provincia de Alicante, quien argumentó que el incremento de reservas en la cabecera del Tajo solo tiene sentido para “abastecer” a las urbanizaciones que se han construido en el entorno del embalse de Entrepeñas y Buendía.

Manuel Aldeguer, responsable de Agua en el PSPV, explicó que la decisión de aumentar las reservas para autorizar futuros trasvases “no es técnica, sino política”, y recordó que si en los últimos diez años se hubiera aplicado este criterio, cinco trasvases no se habrían autorizado.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS