Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La votación del pacto por el derecho a decidir fractura al PSC en Barcelona

El Ayuntamiento aprueba una moción soberanista rechazada por el PSC y el PP

Jordi Martí, líder del grupo socialista, se ausenta de la votación y apunta: "Ya les convenceré"

Jordi Martí, líder del PSC en el Ayuntamiento de Barcelona.
Jordi Martí, líder del PSC en el Ayuntamiento de Barcelona.

El Partit dels Socialistes (PSC) volvió a airear ayer la profunda fractura que vive su grupo en el Ayuntamiento de Barcelona. Ayer el Consistorio aprobó una moción de adhesión al Pacto Nacional por el Derecho a Decidir por un ajustado margen: 21 a favor y por 19 en contra. Convergència i Unió (14 concejales), Iniciativa per Catalunya (5) y Unitat per Barcelona (2) han apoyado el texto mientras que Partit dels Socialistes (10) y Partido Popular (9) se han opuesto. El líder socialista, Jordi Martí, favorable al pacto, se ausentó del debate y no participó en la votación. Tampoco permaneció en el hemiciclo el edil socialista Jordi William Carnes, que, en un emotivo discurso, se despidió ayer del Ayuntamiento. “Ya se sabe que mi opinión es diferente a la del grupo. Me ha parecido contradictorio y he considerado que lo más elegante era ausentarme”, ha relativizado después Martí.

“Me hubiera gustado que el PSC en Barcelona se hubiera incorporado al Pacto por el Derecho a Decidir. Les acabaré convenciendo”, ha afirmado después el socialista en twitter. No es la primera vez que Martí se desmarca de los postulados de su grupo: el pasado mes de febrero, rompió la disciplina de voto de su partido y votó a favor, junto a CiU, Iniciativa y UpB, de la misma moción soberanista que se había aprobado el 23 de enero en el Parlament. En aquella ocasión, Esquerra forzó que la votación fuera de carácter nominal. La dirección del PSC apoya el derecho a decidir y la celebración de una consulta pactada con el Estado pero se opone al Pacto Nacional, que es un organismo integrado por partidos y entidades sociales que respaldan el referéndum. Pere Navarro, líder del PSC, se desmarcó de mismo al considerar que no era neutral al estar decantado hacia la independencia.

Durante el debate, Gabriel Colomé (PSC) ha alertado que el apoyar o no el derecho a decidir no comporta “ser más o menos demócrata” y ha acusado al Gobierno de Mas de utilizar la “propaganda” e instrumentos como el Pacto para “predeterminar el resultado de la consulta”. Colomé alertó que la sociedad se ha dividido en “unionistas, federalistas, secesionistas e indiferentes” y, recurriendo a un argumento usado por el PP y Ciutadans, se ha preguntado: “¿Quién gestionará la fractura social?”. Su discurso lo ha coronado censurando la eventual celebración de unas elecciones plebiscitarias en el supuesto de que no se convoque el referéndum. “Cuidado con los conceptos que crean confusión: esas son elecciones de candidatos únicos, nada democráticos por cierto. Y se hacían en la Alemania de los años 30”, ha dicho usando un eufemismo para no mencionar a la Alemania nazi. "Seguramente, quieren decir elecciones constituyentes pero a veces es mejor esconder los conceptos y mantener la confusión hasta el final.

Colomé ha agregado que, según el último barómetro del Centro de Estudios de Opinión (CEO), solo el 9% de los que se consideran votantes socialistas estarían dispuestos a apoyar la independencia. La cifra real es, sin embargo, el 22%. Jordi Portabella, presidente de Unio per Barcelona, impulsor de la moción, se ha mostrado airado por el discurso de Colomé: "Ha perdido un montón de sus votos catalanistas. Un partido que se expresa en estos términos no puede querer liderar la capital porque traiciona a la voluntad de la mayoría".  "Ese discurso dimanita las bases del PSC. Debería pedir disculpas por el argumento que ha utilizado", ha dicho en referencia a la alusión de Colomé a la Alemania de entre guerras. El alcalde de Barcelona, Xavier Trias (CiU), no ha intervenido en el debate pero después, en una interpelación, ha mostrado su "perplejidad" por la oposición que desata la consulta y ha criticado a quienes se obcecan "en no querer saberlo".

Más información