Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La policía de Cádiz identifica a más de 40 supuestas víctimas del sacerdote

El juez prolonga la detención del director del colegio acusado de tocamientos

El atestado policial que ya tiene el magistrado reúne 14 denuncias

El director llega, esta mañana, al Juzgado de Cádiz.

El Cuerpo Nacional de Policía ha podido identificar a más de 40 presuntas víctimas del director del colegio salesiano de Cádiz detenido el pasado martes tras haber sido denunciado por golpes y tocamientos a estudiantes menores de edad. La acumulación de trabajo impidió al titular del juzgado de instrucción 2 de Cádiz, Miguel Ángel López Marchena, tomar declaración este jueves al acusado y ha ordenado prolongar su arresto en comisaría a pesar de superar las 48 horas habituales en los calabozos. En la calle hay división entre los que condenan de antemano al sacerdote y los que lo defienden e incluso organizan concentraciones en su apoyo.

El atestado policial que ya tiene el juez reúne 14 denuncias. Son las que los agentes han podido acreditar con los testimonios de las víctimas, todos menores de entre 12 y 14 años, y sus padres. Pero la investigación ha podido identificar a otra treintena de alumnos, que también pudieron sufrir los abusos de los que se acusa al director del colegio. La policía ha aclarado que ninguna de las denuncias ha alertado de una agresión sexual violenta sino de golpes y tocamientos en zonas con connotaciones sexuales.

Ninguna de las denunciases por una agresión sexual violenta

El relato de los alumnos y progenitores denunciantes revela que el director llamaba a los menores a su despacho con gran asiduidad, incluso los fines de semana. A cambio de subir las notas, poder jugar en su ordenador o saltarse algunas clases, los estudiantes han contado que el sacerdote les golpeaba, les instaba a pegarse entre ellos o les hacía tocamientos. El comportamiento inapropiado del director fue descubierto por unos padres después de que su hijo les mostrara conversaciones por móvil en las que el cura le prometía que ya no habría más peleas. Esos padres fueron a pedirle explicaciones al director, quien, según su versión, reconoció esos episodios pero instó a no denunciarle porque su intención era no seguir en el colegio. Aquella conversación terminó con un puñetazo que el padre del chico le propinó al sacerdote, un hecho que el director denunció el pasado lunes, un día antes de ser arrestado.

El sacerdote fue llevado a los juzgados, donde fue increpado por algunos vecinos. Allí no pudo declarar por la acumulación de trabajo del juzgado, así que ha vuelto a pasar la noche en comisaría. El rechazo contra él en Cádiz contrasta con el cariño que le está llegando desde Badajoz, donde ejerció de director del colegio salesiano durante varios años. Varios ex alumnos y padres organizaron una concentración en su apoyo y lamentaron que no se haya respetado la presunción de inocencia. La orden salesiana todavía no ha decidido si le mantendrá en el cargo o no. Todo dependerá de la decisión del juez cuando le escuche, si lo pone en libertad o lo envía a prisión.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información