Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La alcaldesa de Montcada pide al PSC que depure responsabilidades

En las escucha del 'caso Mercurio' un cargo socialista la trata de “tonta del culo”

María Elena Pérez, alcaldesa socialista de Montxcada i Rexac.
María Elena Pérez, alcaldesa socialista de Montxcada i Rexac.

La alcaldesa de Montcada i Reixac, Maria Elena Pérez (PSC), ha exigido a su partido un “análisis interno” y que se depuren responsabilidades por las que considera “difamaciones” recibidas por ciertos cargos socialistas. Pérez se refería, aunque no los nombró, al exsecretario de organización del PSC, Dani Fernández, y al exalcalde de Sabadell, Manuel Bustos. En las escuchas del caso Mercurio de corrupción urbanística de Sabadell, ambos presionan a Pérez para colocar en el Ayuntamiento de Montcada a una exalto cargo del tripartito y llegan a mofarse de ella, tachándola como “tonta del culo”.

Pérez ha comparecido este jueves por primera vez ante los medios desde que estallara el caso Mercurio el pasado mes de noviembre y fuera imputada por tráfico de influencias en una de las 30 piezas que forman esta macroinvestigación. Según las pesquisas, Fernández presionó a la alcaldesa para que adjudicara la plaza de directora del Área Territorial del Consistorio, que había salido a concurso público, a Carmina Llumà. Esta fue secretaria general de Obras Públicas bajo las órdenes del socialista Joaquim Nadal durante el tripartito y además es la pareja del jefe de servicios jurídicos de Sabadell, Marcel Galofré.

Visiblemente afectada, Pérez ha vuelto a defender su inocencia e incluso ha llegado a negar estar imputada en el caso, algo que tuvo que matizar posteriormente su asesor jurídico, Jordi Ventura, que compareció junto a ella. La alcaldesa también ha asegurado que el concurso se produjo “con todas las garantías y con transparencia”. La edil ha negado que recibiera presiones e incluso ha rechazado, como varios testigos han declarado ante el juez, que se celebrara una reunión en la sede del PSC para abordar la polémica contratación. “No ha habido ninguna reunión específica sobre estema tema”, ha incidido Ventura, quien ha facilitado la mayoría de explicaciones.

La alcaldesa vallesana también ha negado que se llegaran a modificar los requisitos para colocar a Llumà en el cargo, a pesar que en el psicotécnico fue valorada como “no apta”. “Su incorporación no tiene ningún trasfondo delictivo y responde solo a la voluntad de tener a la mejor profesional”, ha defendido.

Pérez ha asegurado ser víctima de “acusaciones falsas” y ha deplorado “la puesta en marcha de la maquinaria de la difamación y de la lucha encarnizada por el poder”. Ante la pregunta de los periodistas de si sentía traicionada por algunos cargos de su propio partido, la edil ha sonreído  incómoda y ha optado por no contestar.