Feria Valencia pretende que el Consell le avale cuatro millones para gasto corriente

La institución ferial se niega a ser auditada por la Sindicatura de Comptes

Feria Valencia ha solicitado al Consell que le avale un crédito cercano a los cuatro millones de euros para poder mantener el nivel de gasto corriente de la institución.

La petición se produce en un momento en el que la Generalitat intenta acabar con la política de avales heredada de la etapa de Francisco Camps, que ha llevado al Consell a verse implicado en el devenir de clubes de fútbol como el Valencia, el Hércules o el Elche.

Feria Valencia, una entidad que sigue sin poder ser auditada por la Sindicatura de Comptes, no puede afrontar actualmente los intereses de la deuda que contrajo para ampliar sus instalaciones. Unas obras que se presupuestaron en 325 millones de euros y que acabaron costando alrededor de 600 millones, que avaló la Generalitat.

En los dos últimos años, el Gobierno valenciano ha pagado 70 millones de euros de la deuda de Feria Valencia y este año las transferencias previstas en los presupuestos ascienden a 33,5 millones de euros.

El presidente de Feria Valencia, Alberto Catalá, adelantó la semana pasada que piensa desdoblar la estructura de la institución ferial en dos sociedades, una en la que quedará depositada la deuda y otra que gestionará el negocio privado con la idea de que tener beneficios. Algo que no ocurre desde el año 2009. El aval, necesario para obtener liquidez, forma parte de la reestructuración diseñada.

La petición de Feria Valencia se dirige a la Generalitat y no al Ayuntamiento de Valencia, pese a que el patronato ferial está presidido por Rita Barberá y el presidente de la institución Alberto Catalá es un hombre de su confianza. La exigencia de Feria Valencia ha provocado, además, malestar en el Gobierno valenciano en un momento en el que hay problemas para pagar a los proveedores y se está acometiendo una dura reestructuración del sector público empresarial.

La petición coloca, además, al Consell en un brete ya que el PP rechazó el pasado mes de junio una propuesta para auditar Feria Valencia e incluirla dentro del sector público empresarial y fundacional. El diputado socialista Francisco Toledo argumentó que los populares se oponían a la propuesta porque “si supieran que todo es correcto no tendrían problema para apoyar la propuesta”.

Feria Valencia argumenta que, si no obtiene el aval que le dé acceso a liquidez crediticia, se verá abocada a una reestructuración de personal o a presentar un plan de viabilidad. Una solución que han adoptado otras empresas como RTVV.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS