Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El 40% de los catalanes quiere la autodeterminación, según el CIS

El sondeo postelectoral muestra que el 43% apoya el pacto entre CiU y Esquerra

El Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) analiza en su último sondeo la situación en Cataluña tras las elecciones de noviembre. El resultado muestra que aumentan los ciudadanos que apuestan por la autodeterminación como la mejor solución para la comunidad. Los partidarios de que España permita a Cataluña "convertirse en Estado independiente" (fórmula que utiliza el CIS) crecen un tres por ciento respecto al último barómetro del CIS y alcanzan el 40,6%. El 25,6% apuesta por seguir en el Estado pero con un grado mayor de autogobierno; mantener la situación actual seduce al 17,6%; el 3,4% apuesta por unas autonomías con menos poder; y la opción de que España sea un Estado central sin autonomías convence al 9,1%. El CIS, al contrario de lo que hizo en mayo en su barómetro sobre el Estado de las Autonomías, evita preguntar directamente sobre la secesión.

El barómetro del CIS da otro dato que ayuda a entender el apoyo al proceso soberanista en Cataluña. Los ciudadanos ven con buenos ojos el pacto de Gobierno que permite el camino hacia la consulta, entre Convergència i Unió, que ganó las elecciones, y Esquerra Republicana. El 42,9% de los sondeados avalan el pacto, un porcentaje muy por encima de la siguiente opción más valorada, un Ejecutivo de CiU en solitario, que agrupa el 10%. La estrategia de ERC, consistente en apoyar al Gobierno sin entrar a formar parte del gabinete, es la que más adeptos suma. Los ciudadanos valoran más al líder de los republicanos, Oriol Junqueras, que al presidente de la Generalitat, Artur Mas. Junqueras es el líder mejor valorado, con un 5,86; lo siguen David Fernández, de la CUP (5,58) y el ecosocialista Joan Herrera (5,28). Mas es cuarto y suspende por poco, con un 4,86.

Las elecciones de noviembre supusieron un importante batacazo para CiU (perdió 12 diputados para quedarse en 50) y PSC (cosechó el peor resultado de su historia, con 20 diputados) y fue un auténtico espaldarazo para ERC, que dobló sus representantes para ser segunda fuerza con 21 escaños. El sondeo del CIS permite afinar más el análisis poselectoral: confirma que la mayoría de indecisos dudaron entre CiU y ERC y que el PSC se desangró en la oposición. Tumba, sin embargo, la tesis de los nacionalistas, que opinaban que el resultado hubiera sido diferente si los votantes hubieran conocido el batacazo de CiU. Erróneo, según el CIS: el 79% de los votantes habría escogido el mismo partido