Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los Mossos matan a un fugitivo al que buscaban tras un tiroteo

El hombre disparó a unos agentes de paisano, les robó el coche y huyó por segunda vez

Una terrible persecución policial acabó ayer con la muerte de un fugitivo, Youssef Laaouni, al que los Mossos abatieron a tiros. El incidente empezó la madrugada del lunes al martes en un dispositivo policial rutinario y se alargó hasta ayer a las siete de la tarde, cuando acabó con la muerte del hombre, de 29 años, y de origen marroquí, en un intercambio de tiros con los policías.

Todo empezó cuando una patrulla de Mossos d’Esquadra estaba haciendo un control rutinario del programa de prevención de robos en viviendas en Ripoll (Ripollès). Los agentes vieron a Laaouni cerca de un bar y se dirigieron a él para identificarle. En un primer momento, según la versión policial, el hombre intentó evitar la identificación con evasivas, se subió a un Seat León, y huyó por la C-26, en dirección a Berga (Berguedà).

La patrulla siguió al coche, hasta que este se paró tras una curva. Al verlo, los agentes pararon también y se aproximaron a pie, pero el conductor intentó atropellarle, y salió disparado de nuevo hacia la carrera.

Los agentes continuaron tras él por la misma vía. En la persecución, al alcanzar otra curva, el fugitivo embistió el coche de los Mossos d’Esquadra, según fuentes policiales. Posteriormente, cuando la patrulla logró ponerse junto al vehículo perseguido, a escasos dos metros de distancia, el hombre disparó al menos tres veces al coche. Una de las balas impactó en el retrovisor del vehículo, pero no hirió a ninguno de los dos policías.

Los agentes respondieron disparando también sin que pudiesen precisar el número de tiros. Finalmente, los mossos perdieron su rastro, y dieron el aviso para que se activase su búsqueda por la zona de la persecución. 

La siguiente noticia del fugitivo llegó a las cuatro de la madrugada del martes, cuando los Mossos encontraron su coche, el Seat León domiciliado en Ceuta, aparcado en una carretera, junto a una zona boscosa. En el interior, la policía halló una libreta en la que el delincuente había dejado por escrito el resultado, hasta ese momento, de su carrera: “Disparar a los chicos + embestir el coche policial + agredir a los agentes”.

A primera hora de la mañana, la policía reanudó la búsqueda del fugitivo y activó también un helicóptero, la unidad canina e incluso el cuerpo de élite de la policía catalana, los GEI.

La víctima dejó escrito en una libreta sus embestidas y disparos a una patrulla de los Mossos

Poco antes de las siete de la tarde, identificaron la zona en la que se encontraba el fugitivo, en el término municipal de Vilada. Una patrulla de paisano le localizó, pero cuando le iban a detener, Laaouni reaccionó de nuevo disparando a los agentes. En su actuación, además, les robó el coche policial y emprendió una segunda huida por la carretera, que derivó en una segunda persecución.

Los dos agentes dispararon contra las ruedas para detenerle, según una nota oficial de los Mossos, pero el hombre consiguió escapar, seguido ya por otra unidad policial. Finalmente, chocó contra un tercer vehículo de la policía que se le aproximó de frente y salió despedido fuera de la vía.

Al verse acorralado, el fugitivo inició de nuevo un tiroteo, el tercero. Youssef Laaouni resultó herido de gravedad, y un subinspector de los Mossos recibió también un impacto de bala superficial el brazo, según una nota de la policía autonómica. En estado crítico, los facultativos no tuvieron tiempo de trasladar al fugitivo al hospital y murió en el lugar de los hechos, en la carretera, a la altura del municipio de Castell de l'Areny. Un agente resultó herido en las cervicales fruto de la embestida al vehículo policial.

El agresor estaba fichado por la policía, según confirmaron fuentes de los Mossos, que no precisaron por qué tipo de delitos. Los investigadores está pendientes de aclarar los detalles de la intervención como por qué el hombre tenía un arma y por qué motivo reaccionó de una forma tan temeraria ante el intento de los agentes de identificarle. A última hora de ayer, una portavoz de Interior aclaró que los primeros indicios descartan que se trate de un lobo solitario.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >