Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La inyección de capital de los nuevos socios desbloquea el FIB

La garantía de pago a los proveedores facilita el inicio del montaje del festival de Benicàssim

Vince Power se muestra "satisfecho" de que dos importantes promotores europeos sean socios

Uno de los conciertos del FIB.
Uno de los conciertos del FIB.

El propietario del Festival Internacional de Benicàssim (FIB), Vince Power, saludó el miércoles la venta de “una parte considerable de las acciones de Maraworld, SA”, empresa matriz del certamen de música pop y rock, como una garantía de su continuidad. Las promotoras del irlandés Denis Desmond y del británico Simon Moran SJM Concerts han adquirido conjuntamente el paquete accionarial cercano al 65% de las participaciones, según informó ayer Power sin dar más detalles. Este empresario irlandés permanece como accionista en Maraworld, SA, y mantiene el cargo hasta agosto de 2013.

La empresa aseguró que “el FIB no se ve afectado por esta adquisición y la edición de este año sigue adelante como estaba planeado del 18 al 21 de julio”. El FIB cumple esta edición 19 años.

Sin embargo la incertidumbre no se había disipado. El mismo miércoles Maraworld presentó el pasado mes de febrero un concurso voluntario de acreedores, y un juzgado de Madrid nombró un administrador concursal que deberá dar el visto bueno a la operación referida a los pagos a proveedores y acreedores. Todavía no se ha contratado al personal, no se han empezado a levantar los escenarios ni las carpas, ni se ha acondicionado la zona de acampada en los terrenos de la población costera castellonense donde se asienta el macrofestival.

Este jueves, las cosas se empiezan a ver de otro modo gracias al músculo financiero que han aportado los nuevos socios. Fuentes del festival han confirmado la llegada de la esperada inyección económica de los nuevos socios. Esto permitirá alcanzar acuerdos con los proveedores y acreedores, que han manifestado su negativa a prestar servicios si no se les garantiza el cobro de sus trabajos. De hecho, se espera el comienzo inminente del montaje de la infraestructura, a falta tan sólo de 14 días del inicio del festival, aunque la zona de acampada debe estar habilitada con anterioridad. Los trabajos deberán arrancar, como máximo, el lunes 8 de julio, según las estimaciones facilitadas a Europa Press por fuentes cercanas a la organización del certamen.

El nuevo socio Denis Desmond es un conocido promotor irlandés. Con su empresa MCD ha organizado conciertos de U2 o David Bowie. Además, es uno de los promotores, junto con la multinacional Live Nation, de festivales como Glastonbury o Reading. SJM Concerts es una potente promotora británica. Su propietario, Simon Moran, es una de las personalidades más importantes de la industria musical británica, según una clasificación de The Guardian.

“El difícil clima económico, unido al mal año sufrido por Music Festivals PLC ha motivado mi decisión de vender una participación considerable del Festival de Benicàssim”, explicó Power. “Estoy satisfecho de que dos de los más importantes promotores de festivales europeos sean ahora socios”, añadió el promotor que compró el FIB a sus fundadores, los hermanos Miguel y José Luis Morán hace unos años. Con la declaración de concurso de acreedores voluntaria, Vince no ha perdido sus facultades dentro de la empresa, lo que posibilitó la operación de compra venta de acciones sin la necesidad de intervención del administrador concursal, que sí debe aprobar los planes de pago a los proveedores.  

Power aseguró hace un mes en Benicàssim que las ventas garantizaban 20.000 fibers este año y que la previsión era llegar a los 30.000 cada jornada. El despacho de entradas, sin embargo, ha sido mucho menor este año que en ediciones precedentes. Los cabezas de cartel de esta edición son The Killers, Queens of The Stone Age, Arctic Monkeys, Primal Scream o Beady Eye.

Nada más conocerse el comunicado emitido por Power a través del Facebook del FIB, el presidente de la Diputación de Castellón, Javier Moliner, y la alcaldesa de Benicàssim, Susana Marqués, ambos del PP, se aprestaron a destacar su intermediación para resolver la celebración del festival y el pago a proveedores.

Moliner manifestó que “es una magnífica noticia para los empresarios de Benicàssim y de toda la provincia” a la que había contribuido él mismo con sus gestiones ante Power.

El FIB tiene una repercusión directa sobre la población de Benicàssim y su zona de influencia de unos 18 millones de euros, según un estudio hecho público por la propia empresa organizadora en 2011. A esta cifra se suman los 13 millones de euros en que se calcularon entonces el coste de los impactos mediáticos generados por el festival, según la proyección de Kantar Media.

Susana Marqués también sacó pecho señalando las gestiones del equipo de gobierno del PP. Ninguno de los dos, sin embargo, concretó ni las cantidades ni las formas de pago a los proveedores.

Hace un mes, la entonces directora ejecutiva de Maraworld, Aranzazu Ezpeleta, apuntó que la “difícil situación" financiera del FIB nada tiene que ver con el festival. Music Festivals PLC (la firma matriz británica) salió en junio de 2011 al mercado para captar 7,5 millones de euros para financiar nuevas adquisiciones en el negocio de la promoción de conciertos. Su cotización fue suspendida un año después al no conseguir la inyección de capital.

Más información