Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El proceso soberanista agria el debate en el Parlamento catalán

“Le acuso de todo lo que pueda pasar en Cataluña”, dice Rivera a Mas

El Gobierno de CiU defiende el buen ritmo de la consulta para tranquilizar a ERC

El debate soberanista que ha copado buena parte de la sesión de control al presidente de la Generalitat hoy en el Parlament ha provocado un duro enfrentamiento entre Artur Mas y los líderes de Ciutadans y del Partido Popular Albert Rivera y Alicia Sánchez-Camacho respectivamente. El presidente catalán ha defendido el rumbo hacia la consulta de autodeterminación en un intento de tranquilizar a sus socios de Esquerra Republicana, pero ha sido objeto de duros reproches por parte de los partidos contrarios a la autodeterminación. En un tono especialmente duro, Albert Rivera ha acusado a los independentistas de “señalar” a quienes rechazan la consulta y dirigiéndose a Mas ha insinuado que esto puede llevar la enfrentamiento. “Yo le acuso de todo aquello que pueda pasar en Cataluña en el futuro”, ha dicho.

Rivera ha acusado a Mas de haber optado por “la fractura social y por la Cataluña de buenos y malos”. En su opinión esta “escalada” se ejemplifica en el simposio titulado España contra Cataluña que organiza la Generalitat dentro de la conmemoración del tricentenario de 1714 y en la “utilización de la televisión pública al servicio de la ideología”.

Mas, visiblemente molesto, ha respondido al líder de Ciutadans de señalar a los independentistas cuando les acusa de hacer pedagogía del odio y ha negado que su Gobierno actúe de la misma forma. “Nosostros solo pedimos que el pueblo de Cataluña pueda decidir su futuro”. También ha conseguido un fuerte aplauso cuando ha recordado que “Aquí [Parlamento catalán] ustedes tienen el derecho a expresarse en castellano, en cambio los diputados catalanes no pueden hablar catalán en el Congreso”.

Las expresiones altisonantes han continuado durante el debate entre Mas y la presidenta del PP catalán, Alicia Sánchez Camacho. Ésta ha augurado que Mas “pasará a la história como el presidente que ha dividido a los catalanes”, pero ha asegurado que el Gobierno de Mariano Rajoy “no lo permitirá”.

Mas y Sánchez-Camacho también han polemizado por los datos de paro. El primero ha presumido de que el aumento del desempleo sea menor en Cataluña que en la Comunidad de Madrid. Lo ha dicho después de que Sánchez-Camacho asegurara que los buenos datos de junio son producto de la reforma laboral y ha apuntado que el plan soberanista de Mas perjudicará la recuperación.

El presidente catalán, en respuesta a Esquerra Republicana, también ha insistido en la buena marcha del proceso soberanista. En un intento de calmar las prisas de los sectores más independentistas, Mas ha asegurado que antes de fin de mes enviará al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, una carta solicitándole la convocatoria de un referéndum de autodeterminación. El consejero de la Presidencia, Francesc Homs, ha defendido una posición similar. "Las cosas se están haciendo de manera razonable, más allá de apreciaciones subjetivas de cualquier eventualidad", ha dicho Homs para rechazar las críticas formuladas por el portavoz del PSC, Maurici Lucena.

El representante socialista ha reprochado a Homs que desde el palco del Camp Nou diera gritos a favor de la independencia de Cataluña durante el llamado Concert per la Llibertat y le ha espetado: "usted es portavoz del Gobierno las 24 horas". Lucena ha insistido en el argumentario socialista de que el Gobierno catalán "no garantiza" la neutralidad en el proceso del derecho a decidir porque "prefigura el resultado" de la independencia.

En otro momento, Lucena ha reprochado a la presidenta del Parlament, Núria de Gispert, que permitiera la semana pasada la constitución del Pacto Nacional por el Derecho a Decidir en la cámara catalana. "Se hizo un uso espurio de la institución", ha dicho Lucena, quien considera que esa reunión debió celebrarse en la sede de CiU, de ERC o de Òmnium Cultural.

Homs ha respondido con ironía que el Gobierno catalán "aprenderá mucho" de la "postura clara" que tiene el PSC sobre el derecho a decidir, en referencia a las diferentes sensibilidades que existen en el partido. "Están incómodos y lo entendemos, pero lo importante es que estarán en la comisión parlamentaria" que se creará mañana. "Procuraremos afinar", ha zanjado Homs.