Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Celsa refinancia su deuda y logra 57 millones en nuevos créditos

La empresa cubre sus necesidad al menos hasta junio de 2018

El acuerdo de refinanciación ha sido homologado judicialmente

El Grupo Celsa, primera empresa siderúrgica española y segunda europea de productos largos de acero, ha refinanciado su deuda bancaria, después de alcanzar un acuerdo el pasado 7 de junio con un grupo de 38 entidades financieras que incluye la concesión de 57 millones de euros de nuevos créditos. De esta forma, las líneas de financiación disponibles ascienden en total a 2.697 millones de euros, de los que 998 millones corresponden a financiación del capital circulante, mientras que la deuda neta total dispuesta es de unos 2.500 millones, ha informado la empresa este martes en una nota de prensa.

El acuerdo firmado prevé que las líneas de circulante se renueven automáticamente durante cinco años, hasta junio de 2018, al tiempo que, para el resto de la deuda, contempla dos años de carencia y un calendario de amortizaciones que finalizará también en junio de 2018. El acuerdo de refinanciación, que obtuvo el respaldo de entidades españolas y extranjeras que representaban más del 92,5% del total de la deuda financiera del grupo, ha sido homologado judicialmente mediante un auto del Juzgado Mercantil número 5 de Barcelona notificado el pasado viernes.

Con la homologación judicial, los nuevos plazos de pago acordados por la mayoría de las entidades se extienden obligatoriamente a las entidades que no firmaron el acuerdo, con lo que se evita un eventual problema por parte de las entidades disidentes, muchas de ellas extranjeras. Estas entidades cuentan hasta el 7 de julio de 2013 para adherirse voluntariamente al acuerdo de refinanciación y evitar ser homologadas, con lo que no compartirían las garantías ni podrían participar en las votaciones del resto de entidades financieras que sí se han adherido al acuerdo.

Este procedimiento de homologación judicial en un breve plazo está previsto en la ley concursal, si bien en este caso se crea un importante precedente, ya que es la primera vez que se aplica a una financiación sindicada de esta cuantía.

La homologación judicial puede jugar, en opinión de los expertos, un papel muy relevante en las refinanciaciones que estén avaladas por un plan de negocio solvente, contrastado por el experto independiente, y que, por ello, obtengan un apoyo mayoritario de los acreedores, superior al 75%, aunque no sea unánime.

Con el acuerdo alcanzado, Celsa cubre sus necesidades financieras a corto y largo plazo hasta junio de 2018, y se sitúa en condiciones de aprovechar la mejora de condiciones económicas que ya se apuntan desde varias fuentes, y, sobre todo, la recuperación que pueda producirse a partir de 2014.