EL PRESIDENTE ANDALUZ LANZA UN DEBATE EN EL PSOE

Los críticos intentan convencer a Micaela Navarro para que opte a las primarias

El vicesecretario general del PSOE niega que la repentina convocatoria limite la recogida de avales

Susana Díaz y Francisco Reyes (izquierda), en julio de 2012.
Susana Díaz y Francisco Reyes (izquierda), en julio de 2012.José Manuel Pedrosa

El sector crítico del PSOE andaluz, que obtuvo un 30% de representación en el pasado congreso regional, está aún asimilando el impacto de la decisión de José Antonio Griñán de acelerar su sucesión como candidato a la presidencia de la Junta de Andalucía a través de elecciones primarias desde ya. El martes próximo, el comité director, el máximo órgano entre congresos, ratificará el calendario aprobado por unanimidad por la ejecutiva el jueves pasado. A partir de ahí correrá el reloj para la recogida de avales (el 15% del censo de militantes, alrededor de 7.000 firmas) hasta el próximo 17 de julio. La elección se celebrará el 29 de julio.

Los críticos, muy desarbolados, quieren articular una alternativa con la exconsejera Micalea Navarro a la candidatura oficial de la consejera de la Presidencia e Igualdad, Susana Díaz, quien ha logrado trenzar un acuerdo con la mayoría de los secretarios generales provinciales y cuadros medios del partido. Díaz, que no ha hecho oficial su candidatura —lo hará el viernes próximo en Antequera—, cuenta con el apoyo de siete de las ocho direcciones provinciales, pero le falta la de Jaén, la segunda agrupación en número de militantes.

El secretario general del PSOE de Jaén, Francisco Reyes, aún no ha tomado una decisión. Asegura que está abriendo una ronda de consultas con los dirigentes locales y esperará a que se celebre el comité director del próximo martes.

Los críticos de otras provincias, con un peso muy menor, salvo en la provincia de Cádiz —nucleados en torno al ex número dos de Manuel Chaves, Luis Pizarro—, están a la espera de lo que decida Reyes y de ver si es capaz de convencer a la exconsejera Micaela Navarro para enfrentarse a Susana Díaz en unas primarias. Navarro era la candidata de los críticos en el que caso de que Griñán no hubiera podido formar gobierno tras las elecciones de marzo de 2012. Ahora quieren volver a contar con ella, aunque son muchos los que ven a la diputada por Jaén sin ganas de dar el paso. Otros confían en que si el secretario general de su provincia se lo pide, Navarro asumirá de manera disciplinada el reto de competir en las urnas con Susana Díaz y ver qué deciden los 45.000 militantes con derecho al voto.

El vicesecretario general del PSOE, Mario Jiménez, niega que la repentina convocatoria de primarias —el miércoles, Griñán anunció su sucesión y el jueves, se puso en marcha la maquinaria—, limite la capacidad de presentar alternativas. “El tiempo de recogida de avales es siempre el mismo, 15 días”, dijo a modo de explicación Jiménez el pasado jueves.

No opinan así los críticos que mantienen que no hay tiempo para poner en marcha una candidatura creíble. De nuevo ayer, la única voz de este sector que salio a la palestra fue el diputado por Sevilla Alfonso Rodríguez Gómez de Celis. Él y Díaz arrastran una antigua enemistad política que data desde los tiempos en que ambos militaron en las Juventudes Socialistas. “Es difícil y complicado que alguien, al margen de la estructura” de la dirección regional logre los 7.000 avales, afirmó a Europa Press. Según dijo, se trata de una “labor titánica”, aunque “no hay nada imposible en la vida”. De Celis se descartó como candidato.

La ejecutiva federal celebrará el lunes una reunión extraordinaria para dar el visto bueno al proceso electoral del PSOE andaluz, aunque Jiménez mantuvo el jueves que este no era necesario. Algunas fuentes creen que habrá debate, pero que las elecciones no se frenarán.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS