Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Condena de ocho meses sin carné a un diputado del PP por conducir ebrio

Vicente Ferrer también deberá pagar una multa de 720 euros

El diputado del PP Vicente Ferrer, en una imagen de archivo.
El diputado del PP Vicente Ferrer, en una imagen de archivo.

El Tribunal Supremo ha condenado al parlamentario del PP y portavoz de este grupo en la comisión de Defensa del Congreso de los Diputados, Vicente Ferrer, al pago de una multa de 720 euros y a la privación del derecho a conducir durante ocho meses como autor de un delito de conducción bajo la influencia de bebidas alcohólicas.

El propio diputado reconoció que el pasado 30 de septiembre condujo bajo los efectos del alcohol por una avenida de Valencia haciendo maniobras en "zigzag y cambiándose de carril sin ningún tipo de señalización". La Policía Local le sometió a una prueba de alcoholemia, que arrojó un resultado de 0,82 y 0,84 miligramos de alcohol por litro espirado de aire.

Ferrer es el tercer diputado del PP al que el Alto Tribunal pide investigar desde 2011 por haber dado positivo al volante. El alto tribunal señala en la sentencia que su caso no presenta "ningún rasco de especial gravedad", por lo que le impone la pena de multa y privación del permiso de conducir en el mínimo legal.

El presidente del Tribunal Supremo, Gonzalo Moliner, se dirigió a finales del pasado mes de enero al presidente del Congreso, Jesús Posada, pidiéndole permiso "para proceder con todas las consecuencias legales" contra Ferrer, diputado por Valencia.

El asunto había sido derivado en un principio a un juzgado valenciano, pero Ferrer en ningún momento advirtió de que es aforado. Por eso, tras un acuerdo de conformidad entre las partes, se le impuso una multa de 900 euros y la retirada del carné durante un periodo de ocho meses. Sin embargo, en ese punto del proceso el Juzgado de Instrucción número 19 de Valencia advirtió que se trataba de un aforado, anuló el procedimiento que había seguido contra él y finalmente el caso se remitió al órgano competente, que es el Tribunal Supremo.

Ferrer pidió perdón en el Congreso por su conducta y por el error de no haber anunciado desde un comienzo su condición de aforado.