Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Economistas que piden menos gasto público

El 60% de los colegiados valencianos defiende la reducción y la privatización contra el déficit

Las medidas prioritarias para atajar el déficit público son reducir el gasto y privatizar activos. A más distancia se sitúa la subida de impuestos. En este orden contesta la mayoría de los 923 economistas de las tres provincias valencianas que ha participado en la encuesta semestral de coyuntura de junio del Consejo de Colegios de Economistas de la Comunidad Valenciana. Es una de las variables introducidas en este último cuestionario de junio, que ha respondido un 16% de los colegiados. La encuesta vuelve a reflejar el pesimismo sobre la situación económica general, si bien se atisba que se ha tocado fondo.

El decano de Alicante, Francisco Menargues, señaló que “el número de trabajadores que se ha reducido en el sector público en estos años de crisis oscila sobre 7.000 personas”, mientras que la “reconversión” en el privado “ha sido mucho más importante”. “No estoy diciendo que haya que despedir a funcionarios, pero a lo mejor sí es necesario hacer algún tipo de reconversión”, agregó. Sin abandonar esta línea, el máximo dirigente del Colegio de Castellón, Jaime Querol, sostuvo que “los economistas apuestan por un cambio de modelo económico del Estado” al considerar que “no podemos exigir más tributación porque el porcentaje que pesan ya los tributos sobre la cifra de negocio no hace competitiva la economía”. El representante de Valencia, Juan Manuel Pérez, recalcó que “no hay que confundir la reducción del gasto público con el recorte de las prestaciones sociales”, dado que “hay ámbitos de ineficiencia en la administración en todos los niveles que permiten reducir el gasto público y seguir manteniendo el mismo nivel de cantidad y calidad de los servicios públicos básicos”.

Los economistas suspenden a la economía valenciana, con una valoración de 2,65 sobre 10, y a la española, que obtiene un 3,42, y para los próximos seis meses, les auguran una “leve mejora”.