Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
AGUSTÍN FERNÁNDEZ / ALCALDE SOCIALISTA DE OURENSE

“Se está utilizando a la justicia para coaccionar a mi gobierno”

"Contratar a mi hija no es enchufismo porque es eventual, se irá cuando se vaya este gobierno"

El socialista Agustín Fernández, en un momento de la entrevista.
El socialista Agustín Fernández, en un momento de la entrevista.

Agustín Fernández se agarra al mástil en medio de la tormenta del Ayuntamiento de Ourense que preside de rebote (era el número tres de la lista del PSOE) desde hace ocho meses, cuando la Operación Pokémon se cobró la cabeza del exregidor Francisco Rodríguez y de un concejal nacionalista y la balsa del bipartito saltó hecha añicos por los aires. Fernández no solo perdió a su socio, que lo dejó a la intemperie del gobierno minoritario, sino que se enfrenta ahora a la rotunda oposición activa del BNG. En minoría, descalificado institucionalmente, con una fractura en su propio grupo y el 30% de su gobierno imputado en diversas causas, el alcalde de Ourense se hace fuerte aferrado a los grandes proyectos para la ciudad pendientes de aprobación. Enumera constantemente el plan de urbanismo, la construcción del gran hotel balneario en la antigua cárcel y el trazado del AVE en la ciudad, convencido de que los sacará adelante por consenso. Con ese objetivo, sin descartar postularse para las próximas municipales, se niega a pagar los peajes que le pide la oposición.

Pregunta. ¿Podrá aprobar sus tres grandes proyectos desde la frágil minoría de su gobierno?

Respuesta. Estoy convencido de que sí porque ya fueron antes apoyados por la oposición y en el futuro sabremos llegar a acuerdos. Ese va a ser mi objetivo. Y si la oposición no los apoya tendrá que dar explicaciones a los ciudadanos.

P. ¿Es casual que cada vez que se va a aprobar el planeamiento urbanístico haya una crisis municipal?

R. Eso no ha ocurrido. El planeamiento ha tenido desde 2009 una evolución normal con el respaldo de la Xunta. No ha habido ninguna traba.

P. No me refiero a trabas administrativas sino políticas: el PP acaba de ver respaldada su reprobación. ¿Cómo piensa aprobarlo si el BNG anunció que su paso a la oposición activa supondrá que no votará los presupuestos y el planeamiento?

R. Yo respeto profundamente al BNG con el que compartimos gobierno y estos grandes proyectos durante cinco años y medio. Mi día a día ahora es llevarlos adelante y estoy convencido de que los van a aprobar porque por encima de las discusiones de partidos están los intereses supremos de los ciudadanos.

P. ¿Por qué el grupo socialista no denunció en los tribunales el cambiazo del planeamiento por el gobierno del PP que ha paralizado desde 2003 el desarrollo de la ciudad?

R. En ese momento yo no estaba en política, pero creo que hay partidos que instrumentalizan la Administración de Justicia para conseguir objetivos políticos y no me parece adecuado. Pero eso es pasado y ahora hay que mirar al futuro y aprobarlo por consenso porque su ejecución va a afectar a varios gobiernos y al desarrollo de la ciudad durante 25 o 30 años.

P. Llegó a la alcaldía contra todo pronóstico ¿Se postulará para las municipales?

R. Nadie en el gobierno podía prever lo que iba a suceder. Yo no contaba con esto, pero ahora no es el momento de hablar de candidaturas, habrá que valorarlo más adelante. Mi preocupación es llevar el timón de este barco hasta las elecciones y ahí tendrán que decidir los ciudadanos.

P. Tiene al 30% de su grupo municipal imputado en distintas causas. ¿Cree, como ha dicho, que el gobierno ourensano está siendo perseguido?

R. Creo que en este municipio, y en algún otro, se está instrumentalizando la Administración de Justicia para amedrentar y coaccionar al gobierno local. Y creo que las denuncias que están en marcha son infundadas y que acabarán siendo archivadas. Tengo la impresión de que se juzga anticipadamente, se condena anticipadamente y después, cuando se es absuelto, el daño es irreparable. Tenemos el ejemplo de los tres concejales del BNG juzgados por el caso de los paneles que fueron lapidados política y personalmente y una vez declarados inocentes siguen enterrados política y personalmente.

P. ¿Qué hizo estallar al bipartito hasta colocar al BNG en una contundente oposición?

R. Los mejores recuerdos que tengo de este gobierno, incluso de los momentos más difíciles, son del bipartito, etapa de la que me siento muy orgulloso. Por eso creo que vamos a llegar a acuerdos con el BNG, porque buena parte de los proyectos pendientes son suyos. Lo que ocurrió es que nos desbordaron los acontecimientos a todos y no se deben buscar culpables. Pero igual que nosotros respetamos las decisiones del BNG, les pido a ellos que no juzguen las del PSOE. Yo siempre les abrí los brazos para que gobernaran con nosotros.

P. ¿Le sorprendió este divorcio express?

R. Sí. Estoy muy, muy sorprendido por el modelo de oposición al que está llegando el BNG. Una oposición muy parecida a la del PP de buscar nuestro desgaste a toda costa.

P. ¿Cree que es una estrategia electoral?

R. No lo creo porque si fuera así sería muy mala. Pero la política que hace basada en el acoso y derribo de un gobierno de izquierdas en el que participó se parece a la del PP que ahora busca su apoyo pero que lo ha insultado desde el primer momento. La oposición de puro desgaste, de puro daño de imagen, no aporta soluciones a los ourensanos y refuerza la política de derechas del PP y supone hacer lo posible para que vuelva a gobernar por mayoría absoluta.

P. Pero el BNG dice que son ustedes quienes hacen políticas de derechas, de enchufismo. ¿Cree que cometió un error al contratar a su hija?

R. Gobernamos con el BNG más de cinco años y nuestra política es fruto de esos acuerdos comunes. Nosotros los tenemos sobre la mesa pero desconozco los que tienen ahora ellos. Si no les gustan los nuestros, tendrán que hacer una moción de censura, porque la reprobación la hacen los ciudadanos en las urnas.

P. ¿Se equivocó con el nombramiento de su hija y con el de la secretaria del PSOE local, la exconcejala no electa Carmen Dacosta cuya cabeza le pide el BNG?

R. El personal eventual no se incrementó. Con las mismas competencias que en el bipartito tenemos tres concejales menos. Si queremos pilotar esta nave necesitamos manos y cabezas para acometer nuestros proyectos y no hay enchufismo porque los contratos son de personal eventual que se irá cuando se vaya este gobierno. Este alcalde no va a ceder a los caprichos de otras fuerzas políticas. En el caso de Carmen Dacosta es injusto que por una sentencia del Constitucional que suprimió los concejales no electos no pueda colaborar con el gobierno.

P. Habla del acoso y derribo al que lo somete la oposición. ¿Siente que también lo hace una parte, afín al secretario general del PSdeG, de su propio gobierno? Por ahí saltó lo de los gastos en alcohol y el préstamo a un funcionario.

R. El grupo está unido. ¿En qué partido no hay autocrítica? En este gobierno en seis años no hubo una sola decisión de los órganos colegiados que no se hubiese tomado por unanimidad. Pero la bronca permanente, la reprobación, no resuelve ningún problema. Me gustaría que la gente comparase esos mensajes que se lanzan de división interna, despilfarro, ineficiencia…que son palabras huecas, con el funcionamiento de los servicios públicos: basura, suministro de agua, transporte urbano o ayuda a domicilio.

P. La gestión de algunas de esas áreas fue denunciada y está siendo investigada judicialmente.

R. Pueden tener problemas puntuales, pero ya veremos cuando se finalice el expediente y se archiven las denuncias.

Más información