Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Historias de superación

Pedro Casablanc protagoniza ‘La rueda’, un telefilme con un reparto totalmente andaluz

La labor de reinserción de toxicómanos de Proyecto Hombre es el telón de fondo de la cinta

Armiñán, a la derecha, le da indicaciones a los actores en un ensayo. Ampliar foto
Armiñán, a la derecha, le da indicaciones a los actores en un ensayo.

Dos hermanos gestionan un restaurante de éxito con reconocimiento internacional. Todo marcha sobre ruedas hasta que el prestigioso cocinero enviuda y tiene que hacerse cargo de su soledad, de su éxito y de una hija adolescente a la que no sabe manejar. Solución: cocaína. Primero en pequeñas dosis, pero pronto las cantidades van aumentando hasta que toda su vida está a punto de irse al garete. En ese momento su hermano, maître y socio en Torres y Torres, decide buscar ayuda profesional. Éste es el punto de partida de La rueda, el telefilme que el director Álvaro de Armiñán comenzará a rodar el próximo día 24 en la sede de Proyecto Hombre de Alcalá de Guadaíra (Sevilla), una historia de superación con el trabajo de la fundación para la reinserción de toxicómanos como telón de fondo.

Pedro Casablanc, Cuca Escribano, Lucía Hoyos, Sebastián Haro y Alberto López, entre otros, protagonizan esta película que tiene un reparto totalmente andaluz y que, además, es una de las pocas producciones que se realizarán este año en la comunidad. “La historia se me ocurrió hace tiempo, pero ha empezado a tomar cuerpo durante los últimos dos años. Primero convencimos al productor, Rogelio Delgado de Teyso Media Ficción, y después hemos conseguido que Proyecto Hombre nos abra sus puertas, incluso Ana Graciani, que ha escrito el guion, y yo hemos asistido a algunas sesiones de sus terapias. La película es un homenaje a la labor que desarrolla Proyecto Hombre en España”, explica el madrileño Álvaro de Armiñán, afincado en Sevilla desde 1989 y director de La soledad del triunfo, un telefilme sobre el mundo del toreo, y Open graves, una gran producción norteamericana repleta de efectos especiales que nunca llegó a estrenarse.

No se trata de un frío documental. Es una historia de verdad, dolor y superación

Rogelio Delgado

La rueda, que está prevista que se grabe en unas tres semanas, transcurrirá casi siempre en interiores, en la nueva sede de Proyecto Hombre en Alcalá de Guadaíra que, precisamente, se estrenará con el rodaje. “También habrá exteriores, para que respire la cinta, pero serán en lugares muy neutros, no queremos situarla en un ciudad concreta”, añade el director durante uno de los ensayos.

La película, que es una coproducción con los gallegos Formato Producciones, tiene garantizada su viabilidad porque cuenta con la colaboración de Canal Sur TV y Televisión Galega.

“El perfil de las personas que acuden a Proyecto Hombre para superar sus adiciones ha cambiado mucho desde que la fundación [una ONG con 30 centros repartidos por todo el país] se instaló en España en 1984, pero la fórmula que usan los terapeutas es básicamente la misma: ‘Todos tenemos problemas y todos podemos librarnos de ellos; pero lo tienes que hacer tú mismo, nadie lo puede hacer por ti”, explica Armiñán, quien también ha contado con el dramaturgo Antonio Onetti para la edición del guion.

“Hay un tono de verosimilitud en toda la cinta, pero no se trata de un frío documental. Es una historia de verdad, dolor y superación”, añade Rogelio Delgado.

Junto a Pedro Casablanc, un sevillano de adopción formado por el gran José Luis Gómez en La Abadía de Madrid y que acaba de obtener un premio de la Unión de Actores por su papel en la serie Isabel, estarán Cuca Escribano, quien encarna a una alcohólica coja y muy inteligente, y José Manuel Pichardo, sevillano de 21 años recién salido de la escuela de Viento Sur Teatro para quien éste será su primer papel en la pantalla. “Nico es un joven de clase media y sexualidad dudosa que llega a la droga por el conflicto que mantiene con su madre, una persona muy exigente a la que siempre quiere contentar”, afirma el joven actor, que dejó boquiabiertos a la responsable del casting, la también actriz Mercedes Hoyos, y al director durante la prueba.

Alberto López, durante un ensayo. ampliar foto
Alberto López, durante un ensayo.

Mercedes Hoyos, que deja muy claro que no ha sido ella sino Armiñán quien ha llamado a su hermana Lucía para el papel de Lorena —cocinera en Torres y Torres y enamorada de su jefe cocainómano—, seleccionó a Pichardo entre 45 de los 800 jóvenes que se presentaron.

“Es un actor extremadamente intuitivo y nos dejó impactados en la prueba”, asegura Mercedes Hoyos. “Estoy muy orgullosa de este reparto. Pedro Casablanc es un tótem de la interpretación al que todos admiramos. En Andalucía hay muy buenos actores, muchos que se tienen que ir a Madrid para trabajar y que el público no sabe que son de aquí. Creo que nos minusvaloramos a nosotros mismos”, añade.

Uno de los veteranos del reparto es Sebastián Haro, quien encarna a Roberto Torres, el maître. “Por una vez no me ha tocado hacer de malo. Es un personaje serio, responsable, con los pies en la tierra. El que le pone un espejo a su hermano Paco para que vea la realidad tal y como es”, explica Haro. De su lado está también Lorena, la discípula de Paco Torres que encarna Lucía Hoyos, una actriz curtida en series de televisión.

En La rueda, de 90 minutos de duración, no falta el camello, el papel más arquetípico de toda la cinta que encarnará Alberto López, quien junto a Alfonso Sánchez ha triunfado con su disparatada comedia El mundo es nuestro. Ni tampoco el terapeuta, papel que interpretará Manolo Solo, dedicado a escuchar las cuitas de los tres “usuarios”, como llaman en Proyecto Hombre a sus pacientes. De momento, La rueda no ha hecho más que empezar a moverse, cuando esté en pleno funcionamiento las coproductoras donarán una parte de los beneficios, el 10%, a Proyecto Hombre.