Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El fiasco de la financiación privada de hospitales amenaza fondos europeos

Ayudas para innovación sanitaria dependen de que se amplíe el centro de Ourense

Protesta ante el hospital de Ourense
Protesta ante el hospital de Ourense EFE

La inyección de fondos privados en hospitales públicos enreda más la política sanitaria del PP. El Gobierno central condiciona fondos europeos para innovación sanitaria a la construcción de nuevos edificios en el Complejo Hospitalario Universitario de Ourense (CHUO). La Xunta supedita esa ampliación a la financiación privada aportada por la empresa que asuma la gestión de servicios del centro sanitario. Si es que alguna quiere. El concurso, presupuestado en 150 millones de euros para una década, ha quedado desierto según una resolución firmada el 6 de junio por la gerencia de esta área sanitaria y el Gobierno central matiza que sin obras no hay inversión tecnológica.

La secretaria de Estado de Investigación, Desarrollo e Innovación, Carmen Vela, ha asegurado que “si el hospital no se hace, difícilmente se podrá hacer la parte tecnológica para la que están destinados los fondos Feder”. Esos fondos provienen de la asignación regional para actividades de investigación y desarrollo que la UE destinó a España en el período 2007-2013 y los plazos apremian. Vela aclara que “no es responsabilidad del ministerio si la Xunta ejecuta el proyecto Hospital 2050 de forma distinta”.

Sanidade optó por disfrazar el modelo de financiación público-privada empleado en el nuevo hospital de Vigo, impulsando en Ourense dos concursos distintos (uno para gestión y otro para obras) que quedaban ligados en las plicas. El inesperado fracaso del primero limita la ampliación del CHUO, que debía nutrirse de hasta 24 millones privados aportados por la adjudicataria de servicios. Y ahora también condiciona las dotaciones tecnológicas pagadas por Europa. El problema se extiende por toda la comunidad ya que Sanidad pretende repartir esos fondos comunitarios por centros sanitarios de Vigo o Pontevedra, también paralizados.

El presidente, Alberto Núñez Feijóo, destacaba anteayer en el Parlamento que hay 11 empresas interesadas en las obras de Ourense, pero no aclaró cómo las pagará. Tampoco habló del dinero europeo que su propio partido parece negarle desde Madrid. A pesar de que la Xunta insiste en desligar los concursos, las cláusulas firmadas por el director de recursos económicos del Sergas son muy explícitas: “La contratación del plan director del CHUO en el marco de los proyectos Innova Salud y H2050 está directamente vinculada con las contrataciones de la gestión integral de espacios, y la gestión y explotación del aparcamiento, cafetería y otros espacios comerciales”. Incluso se reserva la facultad de tumbar la ampliación “si no se formalizan los otros contratos”.

Mientras, el Gobierno central tiene claro que no va a perder ni un euro de Europa. El secretario de Estado de Relaciones con las Cortes, José Luis Ayllón, ha recordado que “no existe una dotación específica para el proyecto en estos fondos europeos”, y que el compromiso con Sanidade se limita al convenio firmado con la exministra socialista, Cristina Garmendia. No aclaró el posible traslado del dinero a otras comunidades, pero el ministerio ya explora esa posibilidad.

En noviembre de 2011, el extinto Ministerio de Ciencia firmó un convenio con el Sergas para financiar el desarrollo de proyectos de innovación en prestación de servicios y facilitar prácticas innovadoras por importe de 63 millones. El 27 de septiembre de 2012 tuvo lugar la primera reunión de seguimiento de los subproyectos en los que fueron troceados los planes Innova Salud y Hospital 2050: robotización, habitaciones inteligentes o digitalización de sistemas, entre otros. El Gobierno central asegura que actualmente “se está efectuando la definición funcional y la elaboración de los pliegos técnicos”. Pero en la última relación de beneficiarios publicada el 10 de junio por la Dirección General de Fondos Comunitarios, no aparece ni un solo proyecto del CHUO. Sí aparecen pequeñas partidas para centros de Vigo o A Coruña, entre ellas una de 320.000 euros para Povisa, aunque ninguna relacionada con los planes Innova Salud y H2050.

 

Más información