Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El coleccionista presente

El comisario y escritor Rafael Doctor inaugura ‘Taxonomía del caos. Gabinete de fotografías en torno al cuerpo’ en la Fundación Lázaro Galdiano de Madrid

Una de las composiciones fotográficas de la exposición. Ampliar foto
Una de las composiciones fotográficas de la exposición.

Han pasado más de 25 años desde que Rafael Doctor (Calzada de Calatrava, Ciudad Real, 1966) empezó a coleccionar fotografías. Le interesaban las imágenes anónimas con retratos familiares, escenas turísticas, desnudos eróticos... Poco a poco fue incorporando archivos médicos, álbumes con estampas de toda una vida, fotografía contemporánea... En conjunto, más de 60.000 piezas en las que los trabajos sin firma se mezclan con obras de Nadar, Le Gray o Clifford o con autores contemporáneos como Pipilotti Rist, Bernard Plossu, Jorge Galindo, Cristina García Rodero o David Hilliard.

Todo un caos en el que ha intentado poner orden este hiperactivo comisario de exposiciones, escritor, inventor del Musac de León (“Estoy muy triste por la dimisión de Eva González-Sancho”, dijo a modo de saludo) y autor de la exposición más original del programa de PHotoEspaña 2013, Taxonomía del caos. Gabinete de fotografías en torno al cuerpo en la colección de Rafael Doctor Roncero; una exposición en la que el propio Doctor es parte de la propia muestra, ya que a lo largo del mes que dura su exhibición en el Lázaro Galdiano, Doctor conversará con los asistentes sobre las posibilidades de la clasificación en un gabinete insertado en la muestra. Es una iniciativa que recuerda la exposición de la vídeo-artista Marina Abramovic celebrada en 2012 en el MoMa, donde la artista serbia era una pieza más de su exposición antológica.

Doctor ha dividido la exposición en dos ámbitos. En el primero están sus viejas fotografías mezcladas con las contemporáneas. La división estaría entre las realizadas en el siglo XIX y primera parte del XX frente a llegada de Kodak en 1889, hasta la pérdida del papel con la incorporación de la imagen digital en 1990. Orgulloso de su colección, aclara que todas son originales, no se exponen con cristales (la textura es esencial) y que ninguna ha sido restaurada “porque los retoques van contra el sentido de la vida. Así, las fotografías se mezclan en vitrinas y paredes sin cartelas ni pistas sobre su origen. “Eran fotos para pegar en los álbumes. Pocas veces para mostrar más allá el portarretratos. El concepto decorativo es posterior”, matiza Doctor.

Retrato infantil perteneciente a la exposición. ampliar foto
Retrato infantil perteneciente a la exposición.

Las antiguas fueron encontradas o adquiridas prácticamente al peso cuando casi nadie se interesaba por los recuerdos de los otros. Es un material que muestra el culto a la imagen de los familiares y personas queridas, sobre todo a los niños . Doctor ha añadido una curiosa selección procedente de lotes de imágenes de muertos y de estudios médicos en hospitales en las que se aprecia con toda su crueldad los efectos de la enfermedad sobre el cuerpo.

La pornografía y el erotismo ocupan también una parte importante en este peculiar caos expositivo. Imágenes de parejas un punto ñoñas se mezclan con otras aparentemente ajenas a las buenas costumbres tradicionales.

Pero será en el gabinete en el que Rafael Doctor dialogará con los asistentes sobre taxonomía, donde se realice la parte más rompedora del proyecto. Doctor cumplirá el horario completo de apertura del museo (de 10.00 a 19.00) y charlará con la gente en riguroso turno de llegada. “Puede que al final, nos reinventemos este caos y resulte una exposición radicalmente diferente. Ya veremos. Estoy abierto a todas las propuestas”, advierte.

Y como broche, Doctor ha organizado un concurso entre los visitantes. Entre las piezas de la colección permanente del museo, ha colocado seis fotografías de su colección. Quien las localice se llevará una fotografía original realizada por Lauren, el mítico fotógrafo hispano francés del XIX. Las reproducciones se recogen a la entrada del edificio.

Taxonomía del caos. Fundación Lázaro Galdiano. C/Serrano 122. Entrada gratuita. Hasta el 30 de junio.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram