caso de los ere

La Guardia Civil cree que Guerrero se apropió de 18.000 euros de Idea

La investigación sospecha que el bufete Garrigues hizo ingresos en una cuenta del exdirector

Javier Guerrero, en los juzgados de Sevilla el pasado marzo.
Javier Guerrero, en los juzgados de Sevilla el pasado marzo.Paco Puentes

La Guardia Civil acusa al ex director general de Trabajo Javier Guerrero de desviar directamente fondos de la Junta a una de sus cuentas. Hasta ahora las imputaciones de los investigadores contra Guerrero, en prisión preventiva, pasaban por el cobro irregular de supuestas prebendas desde la consultora Vitalia, la más beneficiada por los ERE fraudulentos. En esta vía de investigación los agentes han elaborado un informe patrimonial de Guerrero y le acusan de haber cobrado cuatro cheques por 18.000 euros que salieron de una cuenta corriente de Idea, agencia pública de la Junta que pagaba los ERE, hasta una de sus cuentas entre 2002 y 2003. Además, el informe añade: “Llama la atención también el ingreso de 6.732 euros que le hace la Junta a Javier Guerrero al margen de sus percepciones”, sin que se haya aclarado el concepto.

Los agentes tildan estos cobros de “cantidades procedentes de una presunta red de corrupción política vinculada a la Junta”. Pero no solo acusan a la agencia Idea, uno de cuyos funcionarios tuvo que colaborar con Guerrero para que este cobrara, sino que implican al bufete de abogados Garrigues. A este despacho la Guardia Civil le achaca que emitiera dos cheques por 6.127 y 4.209 euros, y “el mismo día y un día después” Guerrero percibiera ingresos con cantidades muy similares: 6.000 y 4.000 euros. “Se ha constatado la intervención de este despacho en varios expedientes de ayudas, beneficiándose de la arbitrariedad en la adjudicación de determinados trabajos, honorarios abonados por la Junta”, sostienen los agentes. Un portavoz del bufete replicó que sus pagos “se corresponden con pagos ordinarios” y negaron “absolutamente” relación alguna con los ingresos de Guerrero.

Los ingresos

  • El informe de la Guardia Civil apunta que de las cuentas de la agencia Idea, empresa pública de la Junta, salieron entre 2002 y 2003 cuatro cheques (tres de 3.000 euros y uno de 9.000), que coinciden temporalmente (el mismo día o poco después) con ingresos por la misma cantidad (en total 18.000 euros) en una cuenta corriente del exdirector de Trabajo Javier Guerrero.
  • También sospecha de dos pagos del bufete Garrigues a Guerrero que suman 10.000 euros.
  • En total, la investigación sostiene que Guerrero ingresó 303.588 euros de procedencia desconocida.
  • La mayoría de estos ingresos en la cuenta de Guerrero eran inferiores a los 3.000 euros, por lo que las entidades bancarias no estaban obligados a identificar al impositor.

El responsable del reparto de fondos públicos por 721 millones del fondo de los ERE está encarcelado por cohecho, asociación ilícita, y malversación continuada, entre otros delitos.

El informe policial sostiene que Guerrero ganó 915.686 euros entre 2001 y 2012, de los cuales 303.588 euros fueron en ingresos en efectivo en sus cuentas y, de estos, 254.584 euros se ingresaron en cantidades menores a 3.000 euros para no identificar al pagador. Cuando Alaya le envió a prisión el pasado marzo, imputó parte de estos ingresos a la consultora Vitalia y aclaraba que otras eran de origen desconocido. La Guardia Civil alega que de momento no ha identificado a los impositores, excepto 11.800 euros procedentes de Vitalia.

Sin embargo, los indicios se acumulan. El exchófer de Guerrero Juan Francisco Trujillo ya mencionó los sobres con dinero que recogió del ex director comercial de Vitalia Antonio Albarracín, y ahora ha trascendido la declaración de la empleada de Vitalia Celia Hernáiz que corrobora esta versión: “Realicé varias (4 ó 6) transferencias a Guerrero por importe de 2.999 euros por orden de Albarracín (...) me volvió a pedir Albarracín que sacara 25.000 euros (...) y que lo llevara a la estación del AVE de Madrid a las 10.00, hora en que Albarracín salía para Sevilla”. La empleada se negó y un mes después fue despedida de Vitalia. Es muy llamativo que este supuesto reparto de dinero por parte de Albarracín se prolongara hasta junio de 2010, dos años después de la salida de Guerrero de la Consejería de Empleo.

Las entregas de sobres con dinero desde esta trama fueron descritas con detalle por el testaferro Juan Francisco Algarín: “Las entregas de dinero a Lanzas las hice en presencia de personas que posteriormente veía entrar en la Consejería de Empleo”. Al margen de Guerrero, los investigadores aún no han identificado a más receptores de estos sobres. Eso sí, detalla hasta ocho ubicaciones diferentes entre hoteles, cafeterías y pubs cercanos al Parlamento y las sedes de Empleo en la capital andaluza.

De las transferencias recibidas por el entorno de Guerrero, 23.769 euros fueron a parar a una cuenta bancaria a nombre de la hija de Guerrero, menor de edad. Esta operación la repitió su entonces amigo Lanzas, que también puso cuentas corrientes a nombre de su hija. La inclusión irregular de la suegra de Guerrero en una póliza, por 198.876 euros, es poco al lado de los 700.000 euros que Lanzas logró al incluirse él y su esposa como intrusos en diferentes ERE.

Mientras que Guerrero adquirió cuatro inmuebles en esa década de desfase, Lanzas fue mucho más excesivo y su patrimonio se elevó hasta 28 propiedades, entre pisos y fincas rústicas. Al exsindicalista e intermediario se le ha abierto este martes una vía para la libertad condicional, dado que la Audiencia de Sevilla le ha impuesto una fianza de 450.000 euros para salir de la cárcel, informó Europa Press. Está por ver si tras amasar supuestamente 13 millones según Alaya, podrá acreditar el pago de la fianza con dinero de procedencia legal.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50