Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Renfe oculta a sus viajeros el recorte de trenes impuesta por Fomento

El gobierno esperó al último día para rebajar la supresión de servicios prevista y provocó el caos.

Información en blanco en las estaciones
Información en blanco en las estaciones

Hace tres años que el Ministerio de Fomento era consciente de que, por estas fechas, debía suprimir cientos de trenes deficitarios en toda España por exigencia de la Unión Europea. Pero la reestructuración comenzó el domingo sin que los usuarios hayan sido avisados con antelación. Ayer seguía siendo difícil saber qué trenes estaban circulando por Galicia. Fuentes de Renfe y del gestor de las vías, la también pública Adif, atribuían el retraso a la hora de informar de los servicios a decisiones políticas de última hora, para rectificar algunos recortes inicialmente previstos. El ministerio, sin embargo, guarda silencio.

La postura oficial de Renfe es que en las 48 horas que han pasado ya con menos servicios no ha habido quejas formales por la falta de información, pese a que las redes sociales llevan días ardiendo por ello. Un portavoz oficial de la empresa, que atribuye los problemas a "un tema técnico", no político, indica que la difusión de los nuevos horarios "no se está haciendo con la suficiente rapidez, pero los trenes están funcionando".

La respuesta también oficial de Adif es que por su parte no ha habido ningún problema de disponibilidad de vías para los nuevos servicios. Fuentes técnicas del gestor de la infraestructura indican que lo habitual es saber con meses de antelación las franjas horarias en las que circularán los trenes. Pero en esta ocasión, según admiten fuentes de las dos empresas, hasta el mismo viernes se produjeron cambios ordenados por Fomento para reducir el número de trenes a eliminar en esta primera reestructuración. Como ejemplo, Fomento anunció hace meses la supresión de la línea con menos uso de todas, Ourense-Puebla de Sanabria, que en principio iba a desaparecer el pasado domingo. A última hora, según admite el portavoz de Renfe, se decidió "retrasar" el cierre, que en todo caso debe producirse este mes de junio.

Los cambios de última hora ordenados por Fomento explicarían también el tropezón el pasado miércoles del conselleiro de Infraestruturas, Agustín Hernández, al informar en el Parlamento de Galicia de la desaparición, al margen del Eje Atlántico A Coruña-Vigo, de 72 de los 306 servicios semanales existentes, el 23,5%. Finalmente, según Renfe, se suprimen 36 servicios, un 11,7%, (14 solo de Ourense a Sanabria) y Galicia gana a cambio en conexiones con Madrid. Pero más allá de esta cifra Renfe no pudo detallar ayer qué trenes son los que operan actualmente dentro de la Comunidad. De ahí que el sindicato CGT pueda decir que si solo se tienen en cuenta los servicios de media distancia la reducción ha sido de 98, un 32%.

En la práctica, apenas se han reducido posibilidades de viaje entre las principales ciudades gracias a que el hueco de esos trenes regionales suprimidos ha sido cubierto con los nuevos convoyes de larga distancia implantados. Pero sí se han eliminado paradas intermedias, como las diez entre Ferrol y A Coruña que ya se han quedado sin tren. La Xunta asegura que en todas las estaciones gallegas que se cierren hay autobuses alternativos. A última hora de la tarde de ayer, después de tres años de preparativos, la web de Renfe comenzaba a normalizarse, aunque en ella seguían faltando algunos servicios que la empresa aseguraba que sí continuarán.

Trenes que aparecen y desaparecen

De Santiago a Lalín había hasta el viernes tres regionales diarios. El domingo se reestructuraron servicios, pero la web de Renfe no permitía saber cuáles seguirían o no operando: “El tren consultado no se encuentra disponible para la venta en estos momentos. Inténtelo de nuevo más adelante y disculpe las molestias”.

La visita ayer por la mañana a la estación de Santiago tampoco fue solución. Se retiraron los horarios y en las máquinas de billetes se detallaban dos de los regionales, pero su compra también allí estaba bloqueada. Y en la ventanilla ofrecían como respuesta que solo uno de ellos operaría. Minutos después, un portavoz de Renfe lo contradecía asegurando que serán dos los trenes diarios. Y por la tarde la ventanilla volvía a responder que solo habrá un tren. Pero en la web los trenes ya no estaban bloqueados para la compra. Habían desaparecido por completo.

Aunque esta era la situación en la estación de Santiago, “en las que no hay personal, la mayoría de Galicia, es donde está el problema, porque hay gente que va y no existe el tren que iba a coger”, explica Juan Francisco Sánchez Losada, del sindicato CGT, según recoge Europa Press. En la Cadena SER hablaba ayer una usuaria, Toñita, atada al tren de las 9.23 de Frieira a Vigo, que ha desaparecido. “Me estuvieron engañando hasta el último momento, hasta el viernes”, decía la señora abocada a perder su trabajo.

 

Más información