Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fabra prescinde del entrenador personal contratado para mejorar su liderazgo

La oposición tacha de "escándalo" el gasto y pide el expediente en las Cortes

Alberto Fabra, durante el acto de celebración de su primer año al frente del PP valenciano.
Alberto Fabra, durante el acto de celebración de su primer año al frente del PP valenciano.

El presidente Alberto Fabra decidió este jueves rescindir el contrato con el entrenador personal que la Generalitat había contratado, por un importe de 20.000 euros, para mejorar su capacidad de liderazgo.

La decisión se adoptó ante el escándalo generado en las redes sociales al difundirse la contratación, con dinero público, del preparador Javier Martínez de Marigorta, un coacher especializado en técnicas de desarrollo personal y dirección de equipos humanos.

La renuncia de Fabra al asesor externo se produjo, sin embargo, tras la comparecencia del portavoz del Gobierno valenciano, José Ciscar, que defendió sin fisuras las bondades del contrato.

Ciscar argumentó que el presidente de la Generalitat “se exige muchísimo a sí mismo y tiene un alto afán de superación”. “Es un esfuerzo en formación que va a redundar en beneficio de los ciudadanos”, dijo Ciscar, que apuntó a que se trata de una práctica habitual entre dirigentes políticos de alto nivel.

Poco después, Presidencia de la Generalitat comunicó que había decidido anular la contratación con el preparador personal y que, de las arcas públicas, “no ha abonado ni va a abonar cantidad alguna” del contrato previsto por importe de 18.000 euros más IVA.

La decisión de buscar un entrenador personal para mejorar las dotes de liderazgo de Fabra se decidió en Presidencia por el bajo nivel de conocimiento y valoración que tiene Alberto Fabra entre los valencianos. Según el último barómetro autonómico del CIS, hecho público este mes y realizado entre septiembre y octubre de 2012, el jefe del Consell inspira poca confianza. Solo un 23,5% lo percibía de forma positiva frente a un 68,2% de los valencianos que le otorgan poca o ninguna confianza Y ello pese a que las cualidades más valoradas eran la prudencia (40,4%) y la inteligencia (39,7).

El portavoz socialista en las Cortes, Antonio Torres, acusó al Consell de “navegar sin rumbo”. “Estamos ante un presidente sin criterio”, sentenció.