Duran alerta a Convergència de que su discurso independentista beneficia a ERC

El PP presentará una moción contra la consulta en todos los Ayuntamientos

Josep Antoni Duran.
Josep Antoni Duran.

Los dardos que lanza Josep Antoni Duran Lleida, líder de Unió, al socio mayor de la federación CiU, Convergència, son cada vez más directos, algo que irrita a CDC. Duran se desmarca continuamente del proceso soberanista, algo que ha obligado al presidente de la Generalitat, Artur Mas, a corregirle en varias ocasiones. Pero el democristiano no ceja en su empeño de diferenciarse del proyecto independentista adoptado por CDC y concretado por Mas. El democristiano fue claro ayer en una entrevista en TVE: si Mas adopta el discurso independentista que antes abanderaba Esquerra, beneficia a los republicanos. “Cojamos a cualquier país. Cuando uno hace el discurso de otra formación política siempre acaba ganando el original, nunca la copia”, dijo, tras ser preguntado por la relación entre nacionalistas y republicanos.

Duran señalaba así uno de los motivos del fracaso electoral de Mas. Los desmarques del democristiano provocaron que fuera visto en CDC como uno de los responsables de la debacle en los comiciosl de noviembre, cuando Mas perdió 12 diputados. Tras admitir que en Cataluña hay sectores que lo culpan del fracaso de CiU, él se mostró “tranquilo de conciencia” y negó la mayor: “Culpar a Duran del resultado de las últimas elecciones es muy respetable, pero creo que es un grandísimo error”. El democristiano defendió la consulta, aunque apuntó que “nadie ha dicho que la pregunta sea independencia sí o no”.

Es el tercer desmarque de Duran en una semana: el viernes pasado, alertó de que la ley de consultas no servía para preguntar sobre la independencia; y el domingo, en una entrevista en La Razón, despreció el principal proyecto político de Mas asegurando que “en la práctica, del proceso soberanista no hay nada”.

El camino hacia la consulta no solo genera contradicciones en CiU: también el Partit dels Socialistes (PSC) está dividido sobre la actitud con la que encarar la convocatoria de una votación sobre la independencia. El PP quiere pescar en aguas turbulentas y agudizar la división entre los socialistas. Los populares presentaron esta semana una moción en L'Hospitalet de Llobregat pidiendo que no se destinen recursos municipales a una votación que no esté autorizada por el Estado. La moción se aprobó con los votos de Plataforma x Catalunya y del PSC. La alcaldesa, la socialista Núria Marín, se ha significado entre los contrarios a la independencia por hacer campaña contra la secesión.

El PP quiere ver si la posición de Marín es compartida por el resto de socialistas. Por elló Alicia Sánchez-Camacho anunció ayer que presentarán la moción en los Ayuntamientos donde tienen representación. “Me gustaría que la actitud del PSC de L'Hospitalet fuera la de todos los socialistas catalanes”, dijo Sánchez-Camacho, que lamentó que el líder socialista, Pere navarro, “dice otra cosa y está en una confusión permanente, dándole oxígeno a Artur Mas”.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete
Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS