_
_
_
_

El alcalde de Fresnedillas mantiene los expedientes al director del colegio

El alcalde se niega a cerrar los procedimientos abiertos por crear un huerto para los niños

Esther Sánchez
Un momento del pleno, esta mañana en el Ayuntamiento de Fresnedillas.
Un momento del pleno, esta mañana en el Ayuntamiento de Fresnedillas.David San

Las discrepancias sobre si el colegio público San Bartolomé de Fresnedillas de la Oliva puede  plantar un huerto de 25 metros cuadrados en sus instalaciones continúa. El Ayuntamiento de la localidad madrileña lo destruyó hace unas semanas porque, aseguran, necesita permiso municipal. El colegio sostiene que el Consejo Escolar votó a favor de la iniciativa con la única oposición de Emilio Arias, concejal de Educación.

En el pleno extraordinario celebrado esta mañana en el municipio a petición del PSOE, el alcalde, Antonio Reguilón, del PP, ha mantenido que la plantación es irregular porque se van a realizar unas obras de ampliación del colegio y, como son terrenos municipales, si ocurriera algo la responsabilidad sería del Ayuntamiento. El alcalde no ha aclarado qué podría ocurrir. Se le ha recordado que el huerto solo permanecerá abierto hasta que acaben las clases y que las obras empezarían a finales de agosto o septiembre, por lo que no se entiende de qué forma podría interferir.

Más información
Fresnedillas arrasa un huerto escolar por carecer de permiso municipal
Burocracia antilechuga
Fresnedillas abre otro expediente al director del colegio
González apoya a los padres del colegio de Fresnedillas

También se le ha pedido que cierre los dos expedientes sancionadores abiertos contra el director del centro, Julio Viejo, por infracción administrativa, que consiste en realizar obras no autorizadas en el patio del colegio para la creación de un huerto, que le podría acarrear una sanción de 6.000 euros por cada procedimiento. El concejal de Educación, Emilio Arias ha mantenido que "no es un expediente sancionador, porque eso se verá cuando se resuelva". En este momento está en período de alegaciones.

"Yo tengo unas excelentes relaciones con Julio (director del centro), lo puedo decir altísimo", ha declarado en el pleno, algo que pone en cuarentena Viejo. "Si hablamos y discutimos mucho, pero de ahí a decir que estamos en perfecta armonía hay mucha distancia", aclara el director.

El claustro de profesores del colegio ha solicitado hoy el amparo a la Defensora del Pueblo ante la situación de indefensión en que se encuentra el centro por la actitud del Ayuntamiento. Inciden en que la gravedad de la situación no estriba en el huerto, sino en que se demuestre que cualquier ayuntamiento o instancia administrativa determine lo que se enseña o no en un colegio, y se pueda multar al responsable de la Comunidad de Madrid (el director o directora) por no obedecer.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

También se quejan de que la Comunidad de Madrid se ha desentendido de la defensa del colegio, a pesar de que el presidente del Gobierno Regional, Ignacio González, apoyó a los profesores en la defensa del huerto e indicó que había dado instrucciones a la consejera de Educación, Lucía Figar, para que se solucionara el problema.

El colegio San Bartolomé utiliza un sistema pedagógico en el que mezcla elementos de varios métodos educativos como el Waldorf o Montessori, y hasta el año pasado no usaban los libros tradicionales de las editoriales. "Lo que no quiere decir que no utilicemos libros, por supuesto que sí", aclaran los profesores. "Ahora hemos incorporado los libros de las editoriales sobre todo en los últimos ciclos de quinto y sexto de Primaria, para que los niños al pasar al instituto sepan manejarse con ellos", explica el director.

Al respecto, el alcalde ha dicho en el pleno que el "alucina" con la falta de libros. "¿Es que en el mundo occidental existe otra manera de enseñar que no sea con libros?", ha preguntado. "Yo no me meto con el sistema educativo", ha añadido a continuación, "pero tengo la obligación de opinar y opino que no funciona bien en este municipio". Unas declaraciones que hacen pensar a los padres que han elegido este centro que el problema no es el huerto, sino que al alcalde no le gusta la forma en la que se educa a los niños en este colegio.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Sobre la firma

Esther Sánchez
Forma parte del equipo de Clima y Medio Ambiente y con anterioridad del suplemento Tierra. Está especializada en biodiversidad con especial preocupación por los conflictos que afectan a la naturaleza y al desarrollo sostenible. Es licenciada en Periodismo por la Universidad Complutense y ha ejercido gran parte de su carrera profesional en EL PAÍS.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_