El Consell se desentiende de la fundación que montó la visita del Papa

La Generalitat destaca que ya ha pagado su parte de la deuda Urge al arzobispo a convocar al patronato para liquidar la institución

El secretario autonómico del Sector Público Empresarial, Bruno Broseta, durante su comparecencia en las Cortes.
El secretario autonómico del Sector Público Empresarial, Bruno Broseta, durante su comparecencia en las Cortes.

Las instituciones valencianas se pusieron de acuerdo con gran entusiasmo para montar en 2005, junto al arzobispado de Valencia, la Fundación V Encuentro Mundial de las Familias, que organizó la visita del Papa en julio de 2006. El desinterés, sin embargo, marca su actitud a la hora de dar explicaciones transparentes sobre lo que costó aquel evento y la desgana llega al extremo de que no hay acuerdo entre ellas para liquidar las deudas y la propia entidad.

El secretario autonómico del Sector Público Empresarial, Bruno Broseta, empezó por negar este martes en la Comisión de Economía de las Cortes Valencianas que la fundación forme parte del sector público de la Generalitat. Confirmó después que la Administración autonómica pagó dos millones de euros en 2010, con lo que quedó saldado el 25% de las pérdidas de 7,9 millones que le tocaba asumir. Y añadió que la fundación incurre desde 2007 en el supuesto de extinción.

Broseta compareció en sustitución del consejero de Economía, que había solicitado la diputada de Compromís Mònica Oltra. Tras explicar que está presidida honoríficamente por el presidente de la Generalitat y por el arzobispo y que está integrada a partes iguales por el arzobispado, la Generalitat, el Ayuntamiento de Valencia y la Diputación Provincial, advirtió que su régimen de presentación de cuentas “no es objeto de control por la Intervención General de la Generalitat”, ni ha de ser fiscalizada por la Sindicatura de Comptes. Tampoco está sujeta a la “obligación de auditoría”.

Broseta invitó a los diputados a acudir al Registro de Fundaciones, donde la entidad que organizó la visita de Benedicto XVII a Valencia tiene depositadas las cuentas de 2005 a 2011, aunque sólo están inscritas las cuentas hasta 2009.

Oltra le recordó que, de una forma u otra, “es una fundación sostenida con fondos públicos”, explicó las dificultades con las que se encuentra quien acude a consultar las cuentas en el Registro de Fundaciones y comentó: “Siempre hay una excusa u otra para negarnos la información”. La diputada de Compromís recordó que hasta ahora se sabe que en la visita del Papa la fundación gastó 12 millones de euros, que a principios de 2008 debía cerca de 3 millones y que a esa cifra habría que añadir 1,9 millones que aseguró en 2007 el entonces vicepresidente Víctor Campos que había gastado el Consell, más los 11 millones que gastó Ràdio Televisió Valenciana (RTVV) en las retransmisiones, de los cuales 6,4 fueron para la sonorización y montaje de pantallas, de los que 3,3 millones acabaron en manos de la trama Gürtel.

El Consell pagó dos de los 7,9 millones de euros que debía la fundación

Broseta fue un poco más explícito al volver a intervenir y explicó que en 2009 había acumulados 7,9 millones en pérdidas en las cuentas de la Fundación V Encuentro Mundial de las Familias, dijo que el Consell abonó dos millones en 2010, con lo que saldaba la parte que le corresponde y descartó “aportaciones adicionales”. Según el secretario autonómico, “es necesario declarar la extinción y proceder a liquidar la fundación”. Ese es el momento en el que hay que abordar las deudas pendientes, que ascienden a 4,1 millones, de acuerdo con las cuentas de 2011. El presidente efectivo de la fundación, designado por el arzobispado, debería convocar “a la mayor brevedad” al patronato y acordar la extinción, indicó Broseta.

Si Oltra acusó al Consell de escudarse en otras instituciones para no dar explicaciones sobre el coste de la visita del Papa, Ignacio Blanco, de Esquerra Unida del País Valencià, comparó la situación con el caso de los trajes y dijo que el Consell ha hecho al pagar los dos millones “un Betoret o un Campos” (en referencia a los dos cargos que se declararon culpables), mientras los demás han hecho “un Ricardo Costa” (que salió absuelto con Francisco Camps). El socialista Jordi Serra exigió “respuestas para saber exactamente qué pasó”, al margen de que los juzgados diriman las responsabilidades penales por la relación con tramas corruptas.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50