Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
OPINIÓN

El milagro del poeta José Hierro

Los versos del escritor pueden escucharse en el ciclo 'Los martes, milagro', en el Fernán Gómez

Era agricultor, atleta, pintor, maestro, periodista. Y era poeta José Hierro. Hoy podrán escucharse sus versos en Los martes, milagro, el ciclo que se mantiene mensualmente en el Teatro Fernán Gómez de la plaza de Colón, en Madrid.

En cierto modo, este madrileño de Cantabria, que tenía su alma en el Atlántico y su tierra en Los Cohonares de Titulcia, era un milagro de la naturaleza. Dedicó su vida al trabajo, como un forzado; padeció cárcel porque era un rojo, y en la vida no quiso servirse de prebenda alguna; trabajó siempre en la dificultad y jamás se rindió, hasta la muerte. Hizo radio, prensa, libros, y jamás dejó de ser aquel tipo con pinta de atleta campesino que llenó con su vozarrón las tabernas y los institutos.

Cuando ya no le quedaba respiración, siguió pintando e inventando versos mientras improvisaba, con café, con vino, con ceniza, retratos y autorretratos. Nació aquí el 3 de abril de 1922 y murió también en Madrid el 21 de diciembre de 2002. Nunca dejó de latir su poesía, jamás; fue poeta incluso en silencio. Y hoy, como un milagro, renace en Los martes, milagro, la serie de lecturas teatrales montadas por Miguel Munárriz en el Teatro Fernán Gómez. Los actores Javier Lago y María Cobos, acompañados por la chelo Cari Rosa Varona y dirigidos por Antonio Lafuente, interpretan el libro más recordado de la última etapa de Hierro, Cuaderno en Nueva York.  Coordina la serie Carlos Jiménez, que dice sobre el ciclo: son “montajes teatrales en los que el verso se convierte en protagonista”.

Ese libro fue como su testamento y a la vez su cuaderno de filosofía de la vida; con él alumbró, cuando aún no se adivinaba el fin de sus días, y seguía en forma y viajando, una especie de testimonio de un laico que hablaba de la nada como la consecuencia de todo.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram