Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
TRIATLON

Aimar Agirresarobe y Virginia Berasategi ganan en Bilbao una dura edición

Las adversas condiciones meteorológicas exigieron un mayor esfuerzo a los participantes

Una de las zonas de competición de la prueba de ciclismo del Triatlón de Bilbao.
Una de las zonas de competición de la prueba de ciclismo del Triatlón de Bilbao. efe

El guipuzcoano Aimar Agirresarobe y la bilbaína Virginia Berasategi, en este caso por tercer año consecutivo, han ganado el Bilbao Triathlon, prueba que ha contado con la participación de 650 atletas y que se ha celebrado bajo condiciones meteorológicas adversas. Andrew Starykowitz y Mikel Elgezabal -vencedor en 2011 y 2012-, principales candidatos a adjudicarse el triunfo, han dominado los dos primeros segmentos, la natación y el ciclismo respectivamente, pero el estadounidense ha 'pinchado' en la parte final sobre la bicicleta y el vasco ha abandonado en el kilómetro 12 de la carrera a pie por problemas musculares.

Ingeniero nacido en 1981 y exfutbolista del Tolosa CF, Agirresarobe ha alcanzado la victoria en los siete últimos kilómetros, en los que ha presentido y ha acertado sobre el ataque del alcarreño Fernando Gómez Cubero que, sin embargo, no le ha rebasado y ha llegado a meta 17 segundos después del guipuzcoano. "He hecho un buen papel en la prueba a nado y he salido de agua con ambición", ha confesado a la llegada Agirresarobe. "He progresado en el segmento ciclista y he decidido a arriesgar a tope en la carrera a pie, con este feliz desenlace", ha añadido el ganador.

Después de haber anunciado su retirada de la elite al final de esta temporada, Virginia Berasategi ha tomado parte en su primera prueba de 2013 después de lesiones y enfermedades que echaron por tierra su preparación e igualmente su moral.

La bilbaína, campeona del mundo de triatlón de larga distancia en 2003, se ha hecho con la victoria pese a partir desde la línea de salida con muchas dudas sobre su rendimiento. Las bajas de Allison Rowatt y Marina Damlaimcourt han allanado su camino hacia el triunfo, conseguido sin rivales de peso -la sueca Asa Lundström acabó a 11 minutos-, pero con una bravura y una fuerza mental recompensadas con el aplauso del público congregado en el Paseo de El Arenal.

La atleta vizcaína dedicó su triunfo a Bilbao en la temporada de su despedida

"He salido, pese a todos los achaques, para luchar por la victoria y brindársela a Bilbao", ha dicho tras cruzar la meta con voz entrecortada por la emoción y antes de abandonar la escena cojeando y con dolores en su pierna derecha.

La prueba de natación, en la ría bilbaína, se ha celebrado con el agua a 15,1 grados. Los 90 kilómetros del recorrido ciclista -con dos pasos por el alto de El Vivero- se han cubierto con lluvia constante, viento lateral y un piso deslizante, mientras que el medio maratón a pie ha discurrido por zonas céntricas de la ciudad.

La competición se ha desarrollado bajo cielo entoldado, temperatura de 9-10 grados y altos niveles de humedad. Tres cuartas partes de su discurrir con lluvia, lo que ha restado público, pero sin impedir que hayan sido miles las personas alineadas en el circuito. Fruto del mal tiempo, se han registrado caídas con lesión y algunos participantes, con hipotermia, han tenido que ser atendidos en centros hospitalarios.