Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La alcaldesa socialista de Montcada pidió bajar el listón de la oposición para ‘colar’ a Llumà en el Consistorio

Pérez niega presiones y asegura que eligió al mejor candidato para la dirección del Área Territorial

La alcaldesa de Montcada, María Elena Pérez.
La alcaldesa de Montcada, María Elena Pérez.

En una reunión que se celebró en el Ayuntamiento de Montcada i Reixac, la alcaldesa, María Elena Pérez, pidió a la psicóloga que se encargaba del proceso de selección de personal para el puesto del director del Área Territorial del Consistorio que rebajase los requisitos psicotécnicos, según fuentes judiciales. El objetivo era que Carmina Llumà, esposa del jefe de los servicios jurídicos del Ayuntamiento de Sabadell, y ex secretaria general de Obras Públicas con el Gobierno tripartito, obtuviese el cargo. Y así fue.

La reunión afloró ayer en una nueva ronda de declaraciones por la derivada del caso Mercurio de corrupción urbanística en Sabadell, en el que se encuentra imputada Pérez y el exsecretario de Organización del PSC y diputado, Daniel Fernández, por tráfico de influencias. Este presionó presuntamente a la alcaldesa para que Llumà obtuviese el apto en las pruebas de selección. La candidata no había superado el psicotécnico, pero a pesar de eso Llumà mantiene su cargo en el Consistorio.

En la reunión, según explicaron ayer los testigos que pasaron por el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC), que instruye la causa, asistieron Pérez, dos concejales, el director de Recursos Humanos del Consistorio y la psicóloga. La alcaldesa admitió ayer, según fuentes judiciales, que pidió a la técnica que rebajase esos criterios que hacían no apta a Llumà porque, tras revisar el currículum, creía que era la candidata que más se adecuaba al puesto que necesitaban en el Ayuntamiento. La psicóloga, presionada, contó que accedió, según otras fuentes judiciales.

La alcaldesa, sin embargo, mantuvo ayer ante el juez que eligió a Llumà porque era la mejor candidata, según fuentes judiciales. Un alegato que ya había repetido ante el juzgado de instrucción de Sabadell que llevó inicialmente esta parte del caso Mercurio. También negó que se sintiese presionada por Daniel Fernández para colocar a Llumà en el Consistorio. Según su versión, la reunión que se celebró en el Ayuntamiento era para explicar a la psicóloga cuáles eran las necesidades exactas del municipio e insistir en que, más allá del resultado del psicotécnico, buscaba a un experto en Urbanismo.

Al proceso de selección se presentaron cinco candidatos. En la primera fase se descartó a tres, y a la final llegaron Llumà y otra mujer, con una dilatada experiencia profesional en el mundo municipal como jefa de Servicios Jurídicos de L’Hospitalet de Llobregat, directora del Área de Economía de Molins de Rei y gerente municipal de Sant Feliu de Llobregat. La empresa externa que se encargaba del proceso de selección eligió inicialmente como óptima a esta última candidata. Tres personas del tribunal evaluador municipal que declararon ayer aseguraron que no hubo nada raro en el proceso.

Los pinchazos telefónicos del caso Mercurio recogen conversaciones entre el entonces alcalde de Sabadell, Manuel Bustos, y Fernández para colocar a Llumà. En estas llamadas se mofan de la alcadesa de Montcada, que se resiste a materializar el enchufe. “Bueno, pues yo le he dicho: Oye, que cojan a la empresa y al no apta que quiten el no, ¿vale?”, llegó a decir Fernández por teléfono. Pérez dijo ayer no tener conocimiento de esa conversación.