Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

FCC niega que se comprometiera con De la Torre a no reclamar por el metro

El presidente de la red envió un escrito a los consejeros matizando a De la Torre

Elena Cortés y Francisco de la Torre, se saludan durante la reunión mantenida por el metro de Málaga. Ampliar foto
Elena Cortés y Francisco de la Torre, se saludan durante la reunión mantenida por el metro de Málaga.

El resultado de la reunión que el alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, mantuvo el pasado día 7 con la cúpula de FCC y en la que supuestamente esta compañía mayoritaria en el accionariado de la concesionaria del metro se comprometió a no solicitar compensaciones económicas en caso de un retraso en las obras a cambio de que se prolongue la concesión, no fue exactamente el que contó el regidor.

Al día siguiente, y a la vista del gran eco de las palabras del alcalde, el presidente de Metro Málaga, Javier Pérez Fortea, envió un correo electrónico a los miembros del consejo de administración para aclarar que no hubo tal compromiso. Así, relata que dijo que “FCC no podía hablar por el resto de los socios de la concesionaria” a la pregunta del Ayuntamiento sobre si la concesionaria exigiría indemnización si por hacer las obras soterradas se produjera un retraso.

Pérez Fortea, que asistió a la reunión invitado por la presidenta de FCC, Esther Alcocer Koplowitz, con la que se había citado el alcalde, explicó que la compañía mostró su “flexibilidad” para buscar soluciones que permitan que la adjudicataria no salga perjudicada y el reequilibrio financiero. Según comunicó el presidente de Metro Málaga a sus compañeros en el correo electrónico, tampoco se precisó más en la reunión sobre la alternativa de la prórroga de la concesión como compensación, algo que solo se citó como una posibilidad que es habitual, pero “entre otras más”.

El presidente de Metro Málaga informó también de la reunión al viceconsejero de Fomento y Vivienda, José Antonio García Cebrián, y al director gerente, Antonio Tallón, aprovechando una reunión técnica el día 9 sobre la puesta en marcha de las líneas 1 y 2 .

Consultado por la cuestión, un portavoz del Ayuntamiento de Málaga señaló ayer que el comunicado del presidente de Metro Málaga no desmiente al alcalde, porque este habló de que “había encontrado una disposición” de FCC a buscar soluciones para no exigir compensaciones. Y añadió además que el alcalde quedó que informaría públicamente del encuentro.

De la Torre lo hizo dando por hecho que se había superado la traba de las posibles indemnizaciones que pone la Junta al metro soterrado. Literalmente dijo que el socio mayoritario de la concesionaria “está en la mejor disposición para buscar soluciones que permitan compensar los retrasos que se puedan tener en las obras, que no son imputables al Ayuntamiento, con más plazo en la concesión sin que se plantee ningún tipo de indemnización por parte de la concesionaria. Me parece una noticia muy positiva y me he apresurado a informar por escrito y de palabra a la consejera para que ella lo supiera”. Y a preguntas de los periodistas volvió a asegurar que la concesionaria “no tiene ningún interés en presentar ninguna reclamación, le basta con tener una ampliación del plazo de la concesión”.

El riesgo a que la concesionaria pida judicialmente compensaciones económicas por el retraso en la obra, que le debe estar entregada el 31 de diciembre de 2014, es el argumento principal con el que la consejera de Fomento, Elena Cortés, defiende que el kilómetro y medio entre Guadalmedina y La Malagueta, aun sin adjudicar, se construya en superficie, y no soterrado. En Sevilla, ha habido una reclamación de 145 millones de euros por dos años de atraso, y en Málaga serían más de cuatro años. El Ayuntamiento de Málaga rechaza frontalmente el metro en superficie, hasta el punto de que prefiere que no se haga. El próximo 24, De la Torre se reunirá con el presidente de la Junta, José Antonio Griñán, para intentar cerrar un acuerdo sobre el proyecto.

Málaga impugna la zona de libre comercio que aprobó la Junta

D. N.

El Ayuntamiento de Málaga tiene ya redactado el recurso contencioso administrativo que va a presentar contra la delimitación de zona de alta afluencia turística, aquella en la que los establecimientos comerciales podrán tener libertad horaria, aprobada por la Junta. El Consistorio recurre a la vía judicial una vez que la consejería de Turismo y Comercio ha rechazado sus alegaciones.

La zona autorizada por la Junta, que en enero modificó la propuesta que aprobó el Ayuntamiento en pleno, comprende el área comercial del puerto y el centro histórico, delimitado al oeste por el río Guadalmedina. El Ayuntamiento insiste en prolongar la zona de libertad horaria hasta la estación María Zambrano y calle Mármoles, lo que permitiría abrir cuando quisieran a los principales centros comerciales de la ciudad, Vialia, Málaga Plaza y Larios y a El Corte Inglés. La propuesta municipal incluye 1.200 establecimientos comerciales y cinco centros (los cuatro mencionados más Muelle Uno, el único admitido por la Junta).

Según el Ayuntamiento, su propuesta permitiría crear 1.700 puestos de trabajo en el sector comercial, además de “otorgar facilidades al consumidor y potenciar el turismo de compras para atraer clientes, ganar en competitividad y situar a la ciudad al mismo nivel que las grandes capitales europeas”.

El Ayuntamiento dice haber realizado una encuesta en la que el 78% de los comerciantes son partidarios de la libertad horaria, aunque las asociaciones que lo representan no se han adherido a su propuesta y se han manifestado en contra. El Consistorio entiende que los horarios comerciales son “insuficientes” para atender la demanda de los flujos turísticos a la ciudad.