Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Educación paga parte de la deuda para ‘salvar’ un comedor escolar en Alicante

La consejería paga 17.000 de los 200.000 euros que debe al catering de Isla de Tabarca

Una empresa que gestiona un comedor escolar en Alicante se ha plantado ante los impagos, y al final la Generalitat se ha visto obligada a reaccionar para evitar que los alumnos se quedaran sin comer. La Consejería de Educación ha pagado este jueves 17.000 de los 200.000 euros que adeuda a la empresa del servicio de comedor escolar en el colegio Isla de Tabarca de Alicante, después de que la responsable de esta mercantil a primera hora de la mañana trasladara al centro que le era "imposible" prestar el servicio por falta de recursos.

La responsable de la empresa de catering, María Ángeles Pujante, anunció a principios de abril que cerraría el comedor a partir del 15 de abril ante la "asfixia económica" a la que se había visto sometida por el impago de los últimos ocho meses de servicio.

Esta empresa familiar, que inició su andadura hace seis años y da empleo a 17 trabajadores, sirve únicamente a este colegio, un Centro de Actuación Singular (CAES) con cerca de 200 alumnos, con dificultades sociales y sin recursos, por lo que el cien por cien de los usuarios del comedor cuentan con beca completa.

Ante esta situación, la  consejería se comprometió a realizar un pago a final del mes de abril a la empresa adjudicataria del servicio, lo que llevó a su responsable a mantener abierto el comedor y no cerrarlo como tenían previsto a partir del 15 de abril. No obstante, el dinero no ha llegado a finales de abril para "desesperación" de María Ángeles Pujante, que este jueves por la mañana ha comunicado al centro que le era "imposible" ofrecer la comida del día, explica.

Según señala Pujante, el anuncio, sin embargo, ha motivado un ingreso inmediato de 17.000 euros en la cuenta de la empresa, y ha permitido continuar con el servicio, si bien la dueña de la firma ha asegurado que esta cantidad "es completamente insuficiente para seguir adelante", por lo que si no le pagan otra parte de la deuda, suspenderá el servicio a partir del día 15 de mayo.

Alimentos y nóminas

"Mantendremos abierto el comedor a la espera de que nos hagan un nuevo pago antes de mediados de mayo, pero si no cumplen, tendremos que cerrar, porque no tenemos dinero para comprar los alimentos ni pagar las nóminas de los trabajadores", ha lamentado.

María Ángeles Pujante además ha hecho hincapié en que los alumnos de este centro son niños de familias con pocos recursos. "Les preparamos el desayuno e incluso les damos bocadillos y una fruta para que puedan cenar ellos y sus familias, es algo que hacemos por nuestra cuenta, porque estamos hablando de niños que, si no, pasan hambre", ha comentado.

La decisión de suspender el servicio además ha llevado a la Generalitat a contactar este jueves con la responsable de la mercantil para concertar una entrevista con el director general de Centros.