Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las Administraciones deben 690 millones de euros de obra pública

El presidente de Fecoval reclama a la consejera Bonig más inversiones en obra pública

El sector ha perdido el 70% de su masa laboral durante la crisis

Bonig cree que con el nuevo plan de proveedores se afrontarán los pagos pendientes

La consejera de Infraestructuras, Isabel Bonig, con los representantes de la Federación de Contratistas.
La consejera de Infraestructuras, Isabel Bonig, con los representantes de la Federación de Contratistas.

Las instituciones públicas valencianas —Generalitat, Diputaciones y Ayuntamientos— debían en marzo de 2012 unos 6.500 millones de euros a sus proveedores. El plan de pagos habilitado por el Gobierno español en junio de ese mismo año redujo este pasivo, pero no lo eliminó.

Este jueves, José Luis Santa Isabel, presidente de la Federación de Contratistas de Obras Pública (Fecoval), estimó en 690 millones de euros la deuda que las Administraciones Públicas —básicamente la central y la autonómica— tienen con el sector. El dirigente aprovechó la visita de la consejera de Infraestructuras, Isabel Bonig, a la nueva sede de Fecoval para insistirle en los pagos pendientes y en la necesidad de más inversión pública para sobrevivir a la crisis.

Con el primer plan de pago a proveedores —la valenciana fue la autonomía que más fondos recibió—, la Generalitat pagó facturas pendientes por valor de 4.354 millones. Se pagó a autónomos, a laboratorios de medicamentos y material sanitario y a una parte de contratistas.

“Hemos perdido casi el 70% de la masa laboral de las empresas”

Santa Isabel advirtió de que el problema estaba en vías de solución con el segundo plan de proveedores que ha prometido el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, antes del verano. De los 690 millones pendientes, 237 se deben a empresas asociadas a Fecoval y en su mayoría es deuda autonómica.

Los contratistas entienden que el abono de las facturas no asegura la supervivencia del sector, que ha visto desplomarse la inversión pública a niveles de inicios de los años 80. El último alarde público se dio en 2008 y 2009 con el Plan E del Gobierno español y más tarde con el plan Confianza de la Generalitat.

“La inversión es la que crea puestos de trabajo y estamos estancados en cantidades mínimas”, explicó el empresario. “Hemos perdido casi el 70% de nuestra masa laboral en el sector de la construcción y tenemos clarísimo que sin inversión no habrá posibilidad de salir de la crisis en este país”, apostilló. A los contratistas no solo les preocupa eliminar la deuda sino también “que no se vuelva a producir”.

El presidente de Fecoval se mostró pesimista con el futuro: “Se está haciendo un gran esfuerzo en la internacionalización de nuestras empresas, y lo vemos como un mercado alternativo. Vemos que trabajando juntos hay salida a esto si se ponen los medios adecuados”.

Bonig recuerda que hay pendientes de adjudicar contratos por 57 millones

Bonig reconoció que los sectores público y privado “vivimos un momento complicado” pero enumeró una serie de contratos pendientes de adjudicación que pueden aliviar la situación. La consejera ha trasladado al Ministerio de Fomento la necesidad de que haya participación valenciana en las obras del tercer carril, un proyecto presupuestado en 1.200 millones de euros.

Bonig se refirió a la deuda que la administración mantiene con los contratistas y explicó que se está negociando un nuevo plan de pago a proveedores que “está bastante avanzado y donde hemos hecho hincapié en la necesidad de que se incluyese la deuda pendiente a las empresas constructoras”.

Aun quedan pendientes varios proyectos de obra del plan Confianza, con una inversión prevista de 20 millones de euros, así como contratos de conservación y mantenimiento de obras públicas por valor de 18 y 19 millones de euros para los próximos cuatro años.

Más información