Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Miles de gallegos salen a la calle para protestar contra el paro y los recortes

Los líderes sindicales gallegos piden al Gobierno un cambio para "no condenar a millones de ciudadanos al paro"

Manifestación de Santiago Ver fotogalería
Manifestación de Santiago

Récord de paro y cielo plomizo para el 1 de Mayo más duro de una crisis que parece no tener fondo engullendo empleos y empresas. Con más parados que nunca - 287.400 en toda Galicia- y los sindicatos divididos, la marcha central de CCOO y UGT discurrió este mediodía por las calles de A Coruña mientras la CIG lo hacía por Vigo con menos afluencia que otros años, los abrigos puestos y un abanico de pancartas y protestas tan amplio que es difícil resumir y hasta resulta irónico para festejar el Día Internacional del Trabajo.

Pescanova, Santa Bárbara, Caramelo, Pemex y el naval ferrolano, la automoción del cinturón olívico, la quita a las preferentes, los recortes en sanidad y educación, los desahucios y los nombres de centenares de pequeñas y medianas empresas afectadas por la crisis en forma de despidos o EREs. Comercios de grandes firmas que han echado el cierre a sus fábricas y delegaciones gallegas, o grandes superficies comerciales que reducen personal mientras multiplican los 'abusos', entre las que los sindicatos señalan a Ikea, El Corte Inglés, Carrefour o Alcampo Detrás de todas estas reivindicaciones, decenas de miles de gallegos – más de 100.000 según los cálculos sindicales- han salido hoy a la calle en las principales ciudades repartidos siempre entre dos movilizaciones paralelas que dividieron en lugar de sumar con las dos centrales estatales -CCOO y UGT- por un lado y la CIG por otro,

La protesta central de A Coruña congregó a 20.000 personas -cifra de los sindicatos que la policía local rebajó a poco más de 4.000- tras el lema 'Non teñen límites. Loita polos teus dereitos' que capitaneaban los secretarios gallegos de UGT y CCOO. Xosé Antonio Gómez y Xosé Manuel Aguión terminaron su intervención exigiendo al Gobierno un pacto social que sirva para cambiar de rumbo unas políticas de 'miseria' y 'austericidio' que han deprimido la economía. Un Pinocho gigante con los rasgos de Mariano Rajoy sobrevoló la protesta.

A la marcha herculina se sumó el líder del PsdeG, Pachi Vázquez junto al exministro Franciso Caamaño, mientras que el portavoz nacional del BNG, Xavier Vence, participaba en Vigo en la movilización principal de la CIG bajo el lema 'PP-UE: menos dereiros, máis probreza', junto a otras 30.000 personas. Vence compartió recorrido con Xosé Manuel Beiras, exlíder del Bloque y portavoz de AGE. La manifestación de Vigo, con 75.000 manifestantes -recoge Europa Press- fue la más concurrida de Galicia, seguida de A Coruña y Ferrol. Con los astilleros prácticamente vacíos y un tercio de su menguante población en paro (32%), las protestas del 1 de Mayo en la ciudad naval reunieron a unos 8.000 vecinos bajo una marea de paraguas y con la presencia de la coordinadora de Izquierda Unida, Yolanda Díaz. “Nadie le enseña a Ferrol como se pelea en la calle. Llevamos años haciéndolo y volveremos a pelear por el presente y el futuro”, clamó Auri Vázquez, secretaria comarcal de CCOO. Su homólogo de UGT, César Fraga, se quejó de que el PP quiere “privatizarlo todo, hasta el infierno”.

Manifestación de Ferrol ampliar foto
Manifestación de Ferrol

La corrupción política y la peculiar amistad que en los noventa unió al presidente gallego con el narcotraficante Marcial Dorado también revoloteó por las manifestación ferrolana. “Veía tanto polvo blanco que pasaba de Andorra a los Picos de Europa en décimas de segundo”, ironizó Manel Grandal, portavoz de la CIG en Ferrolterra, en alusión a las confusas explicaciones de Alberto Núñez Feijóo sobre el destino de sus viajes con Dorado. La CIG también arremetió contra los 'perversos' efectos de la reforma laboral. “Favorecen el despido libre, los 'minijobs' y el recorte salarial”, resumió. “Son insaciables. Quieren desbaratar las pensiones y nos mandan a Europa como antaño, mano de obra formada y barata, de usar y tirar”. Los sindicatos ferrolanos, que hoy se manifestaron por separado a dos calles de distancia, ya barajan fechas para una nueva huelga comarcal antes del verano.

 

Más información