Con más paro, Valencia tiene congelado el presupuesto de empleo desde 2010

La capital roza los 100.000 desempleados según la última EPA Los socialistas denuncian un presupuesto congelado en los cinco millones de euros La capital tiene 50.000 nuevos parados desde 2008

En la antesala del Primero de Mayo, Valencia roza ya los 100.000 parados, según datos de la Encuesta de Población Activa publicados por el INE. De 2008 a este año, la capital ha visto crecer su número de desocupados en 50.000, reveló ayer el portavoz socialista en el Ayuntamiento de Valencia, Joan Calabuig. El concejal propuso a la alcaldesa un gran acuerdo con partidos, sindicatos, empresarios y universidades que frente esta sangría.

Y frente al crecimiento del desempleo, el gobierno de Rita Barberá ha congelado su presupuesto, que permanece prácticamente igual desde 2010, con algo más de cinco millones de euros, denunció Calabuig. Valencia y Madrid son las dos capitales españolas que menos esfuerzo relativo dedican al empleo.

El gasto en Valencia supone un 4,4% de todo el presupuesto frente al 3,8% de Madrid, unos porcentajes reducidos en comparación con el 14% que destina Barcelona, el 7,4% de Málaga, el 6,8% de Zaragoza o el 5,3% de Sevilla. “Hace falta un mayor compromiso del gobierno local de Barberá con el empleo”, subrayó Calabuig. Unas 14 personas se incorporaron cada día el año pasado a las listas del paro. Los socialistas hablan de cifras históricas y del insuficiente esfuerzo económico del Consistorio frente a este drama social. El Pacto por el Empleo en vigor se encuentra bajo mínimos y los últimos movimientos de la concejalía de Empleo, en manos de Beatriz Simón, no apuntan en otra dirección.

El concejal Salvador Broseta explicó que la comisión de seguimiento del pacto solo se ha reunido una vez a instancias de una pregunta al pleno que planteó él mismo y en aquella ocasión la concejalía responsable ni siquiera rindió cuentas de las actividades realizadas. “Apenas hay 90 plazas de formación y empleo local para una ciudad con más de 800.000 habitantes. Una cantidad ridícula”, a juicio de Broseta.

Una de las alegaciones defendida por el principal grupo de la oposición en los pasados presupuestos municipales fue doblar la partida destinada al departamento de empleo, es decir, elevarla a los 10 millones de euros. Pero el gobierno local la rechazó.

A la precaria situación de las arcas municipales se añade la deuda de la Generalitat al Ayuntamiento en programas de apoyo al empleo. Según el grupo de la oposición, el presupuesto pendiente de cobro ascendía a finales del año pasado a 2,75 millones de euros.

El empleo, caballo de batalla del grupo socialista, se puede mejorar en la capital, según Calabuig. La oposición recordó los 170 millones de euros que el gobierno local dejó perder del anterior plan estatal de vivienda. “Ahora tiene la oportunidad de presentarse al aprobado por el Gobierno español, que promueve la rehabilitación y regeneración urbana”, sugirió Calabuig. Barrios como el Cabanyal, Russafa o Ciutat Vella se beneficiarían del programa de regeneración urbana. Y ofreció un dato: por cada 1.000 euros invertidos en este tipo de actividades se genera una inversión productiva de 3.000. Otros sectores emergentes serían el de la innovación o las energías alternativas.

“Todos los datos demuestran que son necesarias políticas anticíclicas en las que los ayuntamientos españoles aumenten el nivel de sus inversiones para impulsar la actividad económica”, concluyó el portavoz socialista Joan Calabuig.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50