Sainete socialista en Alcalá

Tomás Gómez desautoriza el pacto entre el secretario general del PSM en el municipio y UPyD El líder del PSM descarta una moción de censura antes de las elecciones de 2015

El alcalde de Alcalá, Javier Bello Nieto, a la derecha del Príncipe Felipe, en la entrega del premio Cervantes a José Manuel Caballero Bonald.
El alcalde de Alcalá, Javier Bello Nieto, a la derecha del Príncipe Felipe, en la entrega del premio Cervantes a José Manuel Caballero Bonald.ULY MARTÍN

Alcalá de Henares es la tercera ciudad más grande (204.000 habitantes) de la Comunidad de Madrid. Gobernarla da prestigio, a fin de cuentas el nombre de la ciudad va ligado al de Miguel de Cervantes, su vecino más universal. Que resulta una pieza apetecible para gobernar es indudable. El Partido Popular lo lleva haciendo de forma continuada desde 2003. Diez años, que en política suponen mucho más de una década. El PSM, cuyas principales posesiones en la región son los Ayuntamientos de Fuenlabrada, San Martín de Valdeiglesias y Parla, ha perdido una ocasión que ni pintada para recuperar un municipio de semejante calado para la causa.

“Lamentablemente no se han dado las condiciones adecuadas en Alcalá para que esto se produzca”, ha sorprendido el secretario general del PSM, Tomás Gómez, horas después de que el secretario general de los socialistas de Alcalá de Henares, Javier Rodríguez, escenificara un acuerdo con los dos concejales de UPyD, partidario de una moción de censura para desbancar a Javier Bello (PP). Gómez ha pillado a contrapié a todos al descartar que se produzca una moción antes de las elecciones autonómicas y municipales de 2015.

Más información
El PSOE y UPyD pactan para desbancar al PP en Alcalá
El PSOE plantea a IU y UPyD que derriben el Gobierno de Alcalá
UPyD rompe el pacto con el PP de Alcalá de Henares
Alcalá como“contrapunto” a Parla
El PSM de Alcalá de Henares pide responsabilidades por la deuda
La Cámara de Cuentas destapa un agujero de 318 millones en Alcalá
El alcalde de Alcalá no se baja el sueldo, pese a que se comprometió
El alcalde de Alcalá se bajará el sueldo a partir del 1 de septiembre
El PP mantiene el poder en Alcalá de Henares gracias al apoyo de UPyD
UPyD condiciona su apoyo en Alcalá a una bajada general de sueldos

“La izquierda va a gobernar en Alcalá a partir de las próximas elecciones. Allí y en muchísimos otros sitios”, ha afirmado durante una visita a Humanes. A mediados de marzo Gómez había descartado una moción de censura "a cualquier precio". "Cualquier moción y que tomarla con mucha cautela", aseveró entonces.

Sus palabras dejan en una situación insospechada a Rodríguez, que con nueve concejales había alcanzado un acuerdo con los dos de UPyD. Solo faltaba por cerrar el apoyo de Izquierda Unida (3), que contaba con el visto bueno del coordinador general, Eddy Sánchez, pese a la postura expectante de sus representantes sobre el terreno, que querían ver primero el compromiso entre PSM y UPyD. La suma entre los tres partidos daría 14 concejales —eso sí, ni IU ni UPyD entrarían en el Gobierno— por los 12 del PP. “Hoy presentamos un acuerdo que es claro y transparente y que va unido al programa para un Gobierno abierto, transparente y social del Partido Socialista. Hoy se cierra una primera fase de diálogo que tiene que completarse con una nueva etapa del PSOE dialogando con IU”, proclamó solemne Rodríguez. Horas después, Gómez le ha desautorizado.

Sobre la posibilidad de que algunos de los propios concejales del PSOE en Alcalá no estuvieran de acuerdo con pactar con UPyD por intereses personales o razones ideológicas, Gómez ha asegurado que “todo el PSOE está cohesionado en Alcalá y en todos los sitios”. La realidad es bien diferente: tres de los nueve concejales socialistas en el municipio son de la cuerda de Eusebio González Jabonero, diputado regional cercano a Gómez y exsecretario general autóctono. Javier Rodríguez fue elegido en su lugar el 22 de abril del año pasado con un respaldo del 72% (en lugar de Jabonero se presentó Juan Manuel Romero, de su confianza y concejal en el Ayuntamiento).

Elena Valenciano, número dos de Alfredo Pérez Rubalcaba y vicesecretaria general del PSOE, mostró su apoyo a Rodríguez en una visita a Alcalá el pasado diciembre. Rafael Simancas, diputado nacional y miembro de la Ejecutiva Federal, ha respaldado a Rodríguez en las redes sociales: "Los vecinos y vecinas de Alcalá merecen un Ayuntamiento con el PSOE de Alcalá de Henares en el gobierno y Javier Rodríguez de alcalde, y lo tendrán", ha escrito en su cuenta de Twitter.

“La situación del municipio es de práctica ingobernabilidad, y que el PP ya no puede dar soluciones a los problemas de los vecinos, siendo éstos los más afectados por la incapacidad de su alcalde actual. Por lo tanto, si Javier Rodríguez y el PSOE de Alcalá logran, como así se desprende de las últimas noticias, un acuerdo con IU y UPyD para presentar una moción de censura, desde el resto del socialismo de Madrid y desde el federal estoy segura que se apoyará un alcalde socialista y un proyecto de progreso para los ciudadanos en una de las ciudades más importantes de Madrid”, ha expresado Pilar Sánchez Acera, del Comité Federal del PSOE y candidata a dirigir el PSM en su último Congreso. José Cepeda, diputado regional socialista y miembro del Comité Federal, también lo ha hecho. "El PSOE tiene que intentar trabajar todos los días por conseguir gobernar en las instituciones donde sea posible para visualizar que tiene un proyecto distinto al PP. Impulsar un gobierno en la tercera ciudad más importante en la Comunidad es un reto que hay que abordar con confianza y serenidad", ha afirmado.

Destapada la bronca interna en el PSM —que también afecta a localidades como Getafe, Leganés o Coslada, cuyos ayuntamientos los socialistas han tenido visos de recuperar pero también se han visto afectados por los pulsos entre tomasistas y Ferraz—, IU de Alcalá, preocupada por las desavenencias entre los concejales socialistas, se ha mostrado reticente a un pacto con el PSOE para desalojar al PP, que precisamente sacó adelante sus presupuestos para 2013 gracias a la abstención de los concejales de IU.

La portavoz municipal de IU, Pilar Fernández, ha reiterado las reticencias de su partido a formar parte de un gobierno de izquierdas que contara con el apoyo de UPyD. Fernández ha declinado contestar si su partido presentaría la moción de censura contra el PP; el federal de IU es más contundente y sí lo apoyaría, siempre que los socialistas resuelvan sus diferencias internas. Fernández también ha señalado por la mañana al PSOE como "el mejor compañero de viaje para conseguir una mayoría de izquierdas en las próximas elecciones del 2015". Esto es, que prefiere no desbancar al PP y dejarle gobernar hasta el final de legislatura dentro de dos años. Horas después, ya entrada la tarde, IU ha asegurado que apoyará la moción de censura contra el PP  en el caso de que PSOE y UPyD finalmente decidan presentarla, y siempre que la dirección del PSM respalde al PSOE local.

La posibilidad de perder Alcalá, lo que habría supuesto un duro revés, también ha ocupado la mañana del presidente regional. Ignacio González ha defendido que el PP está llevando a cabo una "magnífica gestión" en "momentos de dificultad". Unas dificultades que los informes demoledores de la Cámara de Cuentas cifran en 300 millones de euros de deuda. El bipartito entre PSM y UPyD ha llevado a González a acusar a los socialistas “de ser incongruentes por querer a acercarse a UPyD, una formación de la que Tomás Gómez dijo que era la marca blanca del PP".

Para ser la marca blanca de Génova, el portavoz magenta se ha mostrado bastante contundente. “El PP ha cerrado en falso las múltiples irregularidades denunciadas por la Cámara de Cuentas y el acuerdo presentado hoy, pretende exigir responsabilidades a las personas concretas que han llevado el Ayuntamiento a la ruina. Con el PSOE partimos de un diagnóstico común sobre los problemas que afectan a la ciudad, gobernada por un Partido Popular roto, sin ideas y más preocupado de defender sus privilegios que en solucionar los problemas de los ciudadanos”, ha afirmado Anselmo Avendaño a la vera de Rodríoguez.

UPyD sustentó durante unos meses a Javier Bello, alcalde del PP, cuando el anterior, Bartolomé González, dimitió el pasado julio. A cambio de su apoyo, el PP se comprometió a cumplir una lista de 25 peticiones que ignoró en su mayoría, lo que llevó a UPyD a romper en diciembre de forma unilateral el acuerdo que había hecho posible la investidura de Bello. Desde entonces el PP gobierna en solitario. Y así parece que será hasta 2015, tras un sainete socialista digno de la pluma de Cervantes.

Sobre la firma

José Marcos

Redactor de Nacional desde 2015, especializado en PSOE y Gobierno. Previamente informó del Gobierno regional y casos de corrupción en Madrid, tras ocho años en Deportes. Es licenciado en Periodismo por la Universidad Complutense y Máster de Periodismo de EL PAÍS. Trabajó en Starmedia, Onda Imefe y el semanario La Clave.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS