Un responsable de Madridec dio la orden de abrir el portón del Madrid Arena

El jefe del equipo que estaba de guardia responsabiliza ante el juez a Francisco del Amo

Una de las puertas del Madrid Arena.
Una de las puertas del Madrid Arena.LUIS SEVILLANO

Francisco del Amo, coordinador de operaciones y proyectos de Madrid Espacios y Congresos (Madridec), dio la orden de abrir el portón de carga del Madrid Arena por el que entraron alrededor de 2.500 personas la noche de la tragedia. Eso es al menos lo que Antonio Díez Romero, jefe del equipo de Seguriber, la empresa que estaba de guardia en el pabellón municipal, ha asegurado ante el juez en su comparecencia como imputado por los hechos ocurridos el pasado 1 de noviembre durante el transcurso de una fiesta en la que perdieron la vida cinco jóvenes.

Más información
Un municipal declara que el dispositivo se improvisó la misma tarde de la fiesta
La Policía Nacional controló el acceso al Madrid Arena para evitar incidentes
Dos policías recorrieron durante 15 minutos el pabellón justo antes de la fiesta
No soy culpable de nada, señor juez
Seguriber afirma ahora que llevaba la “seguridad pasiva” en el Madrid Arena
El fiscal del Arena no encuentra responsabilidades en la Delegación
Madridec no dudó del aforo del Madrid Arena porque confiaba en Flores
Tres chicas mueren aplastadas en una macrofiesta de Halloween

Díez Romero transmitió a su vez la orden a Santiago Rojo, quien estaba de guardia. "Me parece una barbaridad que se tomen ese tipo de decisiones", ha contado este responsable de la empresa de seguridad, al tiempo que ha asegurado que tenían que obedecer "ciegamente" todo lo que decía Madridec, sin preguntar ni cuestionar nada, porque son su empresa de seguridad. Sobre este particular, Alfonso Coronel de Palma, abogado de Seguriber, ha explicado que la empresa se ciñó al contrato con Madridec y que solo podían recibir órdenes de la empresa municipal.

Los vigilantes de Seguriber se encargaban de la vigilancia en el exterior del recinto y en el interior esas labores las efectuaba la empresa Kontrol 34. En el testimonio ante el juez ha declarado que en la sala interior donde se controla la actividad de las cámaras no se vio ni avalanchas ni alboroto. Tampoco bengalas o petardos. También ha dicho que existía un teléfono directo entre todos los miembros de Seguriber y que, de haber habido algún incidente lo habrían comunicado por ese canal.

También ha explicado que existía un trato de favor hacia por parte de Madridec hacia Miguel Ángel Flores, promotor de la fiesta, porque se le permitía hacer botellón en los exteriores del pabellón, además de dejarle montar un escenario 15 días, algo que no se permitía a ninguna otra empresa.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Sobre la firma

F. Javier Barroso

Es redactor de la sección de Madrid de EL PAÍS, a la que llegó en 1994. También ha colaborado en la SER y en Onda Madrid. Ha sido tertuliano en TVE, Telemadrid y Cuatro, entre otros medios. Licenciado en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid, está especializado en Sucesos y Tribunales. Además, es abogado y criminólogo.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS