Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una consulta ciudadana ‘a la búlgara’ para mover estatuas en Madrid

Desvelado con tres semanas de retraso el resultado de la iniciativa para trasladar una estatua

En Internet ganó el 'no', pero se compensó con un 98% de respaldo en una urna física sin control

Simulación de cómo quedaría la estatua de Felipe II en la plaza de la Villa. Ampliar foto
Simulación de cómo quedaría la estatua de Felipe II en la plaza de la Villa.

El pasado 7 de febrero, el delegado municipal de Las Artes, Fernando Villalonga (Partido Popular), lanzaba una consulta popular para decidir el traslado de la estatua de Felipe II desde la explanada frente a la catedral de La Almudena hasta la plaza de la Villa. Se colocaron urnas con papeletas en la Junta Municipal de Centro, y se permitió la votación a través de Internet. “De salir adelante la propuesta”, afirmó el Ayuntamiento de Madrid, se movería además la estatua de Álvaro de Bazán, ahora en la plaza de la Villa, a la calle Montalbán.

La votación debía realizarse “durante los meses de febrero y marzo”. “Finalizado el periodo de consulta, se darán a conocer los resultados”, señaló el Ayuntamiento. No fue sin embargo hasta tres semanas después, el viernes 19 de abril a las ocho de la tarde, cuando el área de Las Artes comunicó el desenlace de la iniciativa. Lo hizo mediante una nota de prensa en la que se reseñaba que la consulta “no era vinculante”. Hasta entonces, el Ayuntamiento había evitado quitar importancia a la iniciativa de esta forma. De hecho, en la página de votación por Internet figuraba: “El resultado final de la consulta se tendrá en cuenta a efectos de iniciar o no el traslado”.

¿Cuál fue el resultado final? Votaron 4.581 madrileños (el 0,14% del total). Por Internet, se pudo participar entre el 7 de febrero y el 31 de marzo, introduciendo el DNI como mecanismo de control. En la Junta de Centro, se pudo votar entre el 7 de febrero y el 27 de marzo; según denuncia la concejal Patricia García (Unión, Progreso y Democracia), sin que se vigilara de forma alguna que nadie votara en más de una ocasión.

Los resultados a través de Internet se podían comprobar en tiempo real. Al cierre de la votación, habían participado 3.526 personas: 1.450 se habían pronunciado a favor del cambio (el 41,1% de los participantes), y 2.076 en contra (el 58,9%). A partir de esos datos públicos, se deducen algunos hechos llamativos: para que cuadren con las cifras desveladas por el área de Las Artes, en la Junta de Centro hubieron de votar 1.055 personas… 1.028 a favor y tan solo 27 en contra. Es decir, el porcentaje de respaldo hubo de rozar el 98%.

Para Patricia García, se trata de “una tomadura de pelo”, “un capricho disfrazado de consulta ciudadana” que además presenta, en su opinión, “irregularidades de república bananera”. En conclusión: “Una pantomima que demuestra el poco respeto del área de Las Artes por los mecanismo de participación ciudadana”. La respuesta del delegado, Fernando Villalonga, ha sido: “Yo no soy Nicolás Maduro, usted no es Henrique Capriles, y esto no es una votación constitucional venezolana”.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram